Desobediencia civil y Ley de Educación




Israel Fernández Amaya


El Artículo 350 de la Constitución Nacional no puede ser letra muerta. Su redacción es clara y como conclusión de todo el texto constitucional, confiere un mandato al pueblo de Venezuela que le faculta a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.

Esa invocación constitucional tiene un profundo significado en este momento en el cual el régimen del Presidente Chávez, actuando como rector de todos los Poderes Públicos del Estado Venezolano y utilizando a la Asamblea Nacional, usa en forma fraudulenta, la facultad constitucional de elaborar leyes para promulgar textos legales que constituyen verdaderos fraudes constitucionales, pues están sólo destinadas a burlar derechos y garantías claramente conferidas al pueblo venezolano.
La Ley de Educación, desde su inicio es la negación total de la libertad de pensamiento y del respeto a nuestras tradiciones.

Es la negación de la participación ciudadana. Es el cercenamiento del poder familiar y la libertad de cultos. Es en síntesis, un arrebato revolucionario, perfectamente explicable en Cuba, que por su origen ha arrastrado la esclavitud, prostitución y amoralidad, no compartidas por el pueblo venezolano.

Esa Ley de Educación, la de Tierras y otras, es desespero del régimen por cercar dictatorialmente a un pueblo que cada día es más pobre, mientras su Presidente regala el patrimonio nacional e imita a los Castro, que por cierto se sacuden en una crisis profunda del Sistema Educativo Cubano, que en franco deterioro no tiene ya maestros preparados para educar.

Por ello, con base al Articulo 350 de la Constitución, cada hogar inconforme, debe desconocer esa Ley de Educación o Ley Herodes, y por cada enseñanza del gobierno, fincar en el hogar los argumentos que la desechen. eso se llama desobediencia civil y contrarrevolución educativa. Es un derecho constitucional que perfectamente debemos ejercer.



Abogado

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS