Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

Tragedias del arañero

Imagen
Hace dos semanas, durante una cadena nacional, el presidente saliente Hugo Chávez informó que próximamente publicará un libro suyo intitulado “Cuentos del arañero”, con anécdotas de su vida.

Qué ironía: el país hecho trizas justamente por la ineficiencia gubernamental, y el Presidente preocupado por sus narcisistas, trilladas y necias historias personales.

Ya basta de cuentos. Queremos resultados en positivo y valor para asumir las responsabilidades. Han sido 14 años de cháchara, como dice Capriles. Una verdadera desgracia continuada.

La primera tragedia fue el deslave de Vargas, que afectó a más de 50.000 personas, 20.000 damnificadas y cerca de 3.000 personas fallecidas. Después de rimbombantes anuncios presidenciales sobre el tratamiento que recibiría el estado Vargas y sus habitantes, a casi 13 años de esos sucesos, todavía vemos la región en un completo abandono, y lamentablemente los damnificados siguen hacinados en refugios.

Se matan los presos como si n…

Amuay: Explosión de desprecio

Imagen
JUAN C. SOSA AZPÚRUA |  EL UNIVERSAL
Cuando la tragedia de Vargas, en 1999, Estados Unidos ofreció enviar un contingente de especialistas en catástrofes para ayudar a resolver el problema con el menor índice de sufrimiento posible. Pero por tratarse de un país que no cuenta con el aprecio del señor Hugo Chávez, la ayuda no se materializó. Los cuerpos humanos lapidados, las viviendas destrozadas, los puentes derribados, las lágrimas y el dolor, todo eso pasaba a un segundo plano, lo único que demostró contar en ese momento erán los sentimientos personalistas del hombre que tenía el poder; la vida, la dignidad humana, todo eso era prescindible.

En 2002, veintitrés mil de los profesionales más capacitados de Venezuela fueron despedidos de sus trabajos; sin importar para nada que esos conocimientos técnicos eran absolutamente necesarios para operar la industria más importante del país, la que permite que todo lo demás fluya. Nuevamente los sentimientos pe…

Del magnicidio al "magnifastidio"

Imagen
Chávez desempolva su guion de tesis conspirativa de cara al 7-O. Si asumimos que la consistencia entre lo que se dice y lo que se hace es el requisito indispensable de la credibilidad, podríamos concluir que ya ni el propio Presidente toma en serio el tema del magnicidio

Los norteamericanos tienen un refrán que reza: "Si me engañas una vez la vergüenza es tuya, pero si me engañas dos veces, la vergüenza es mía".
Los venezolanos están bastante familiarizados con la estrategia de la cortina de humo, que consiste en crear una distracción para desestabilizar al oponente y avanzar mientras está descuidado.
Como militar, el presidente Hugo Chávez conoce muy bien las ventajas de este ardid y no repara en apelar él cada vez que la situación se le complica, pero como político, falla en reconocer que la misma treta no funciona dos veces o más. Este es el caso de la tesis del magnicidio a la cual el primer mandatario suele apelar de manera recurrente en tiempos electorale…

Gorra vs Cachucha

Imagen
Como diría el Dr. Uslar en sus Valores Humanos , la historia de la gorra es tan antigua como el hombre mismo. Los gorros fueron siempre símbolo de estatus. Los faraones egipcios, por ejemplo, usaban una especie de tocado para adornar la cabeza. Creo que allí había algún mensaje cifrado, porque muchos de los gobernantes antiguos y no pocos de los modernos, tienen que estar "tocados" para hacer lo que hacen. Pienso, por ejemplo en Gadafi, que siempre andaba con un gorro de lo más extravagante.
Pero antes incluso que los tocados egipcios, existía en lo que era Frigia, en la actual Turquía, el gorro frigio; no confundir con el gorro frígido, que es otra cosa. El gorro frigio simboliza nada menos que la libertad, estaba vinculado al culto del dios Mitra y, coincidencialmente, "mitra" de llama también el gorro ornamental que usan los obispos (quién sabe si la próxima prohibición en Venezuela sea el uso de la mitra). En la antigua Roma, el gorro frigio era distintivo de …

EL KIWI Y EL MATÓN

Imagen
Leímos en estos días sobre Nueva Zelanda. Está formada por unas islas grandes bien adentro del océano Pacífico. Es un País que se dedica principalmente a producir ovejas, lana, productos lácteos, carne y cueros pero tiene un nivel de vida comparable al de las mejores naciones. Su PIB por habitante es 30.000 dólares y eso se traduce en que los ciudadanos tengan de todo. Buenas casas, carros, carreteras, hospitales, escuelas, comercios, ropa. No hay desempleados, todos estudian, no hay delincuencia (no cierran las puertas), hay absoluta libertad de empresa y comercio y es uno de los pocos países en que no hay corrupción. 
Un amigo lo visitó y se sorprendió de ver que en los supermercados no hay personal en las cajas. Los clientes pasan, ellos mismos, sus compras por los lectores de código de barras y luego pagan con sus tarjetas y, si pagan en efectivo, hay una cajita donde la persona coloca el dinero del pago y toma su vuelto. ¿La isla de la Fantasía?. Pues no lo es. Aquí, en el planeta…