Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2011

Somos chinos

Imagen
Siempre me pareció que entre los chinos y nosotros había una profunda conexión, digamos que es una conexión extraña, pues nadie diría que entre ese enorme país asiático de gente amarilla y aquel pequeño país caribeño de gente multirracial podía haber una conexión que se expresaba lingüísticamente.

Esa conexión la percibí muy temprano. Tenía 15 o 16 días de nacido, era realmente muy chiquito, cuando mi abuela se me acercó a la cuna y amorosamente me decía: "mi amolcito, chuquichuqui, chuchu, polque llora mi angelito, polque llora mi bebé", mi papé también hablaba chino, pero él me decía: "mi amol, ¿de quién es ese pi...?" y él mismo se contestaba: "pa; Malgot, papá, pa; Malgot", creo que así se llamaba una vecina.

Con el correr de los años fui perdiendo la lengua de mis padres, de lo cual culpo a la escuela, cosa que siempre he lamentado, pues hasta el momento de entrar en ella,  yo juraba que en mi casa se hablaba chino. Así que, durante años…

A los candidatos de oposición (con opción)

Imagen
Les sugiero que de cara al elector agradezcan al pasado, pero deslástrense de este, de la misma manera que debemos aprender de este presente y superarlo

Existe una anécdota del senador demócrata Adlai Stevenson, uno de los más grandes oradores estadounidenses, en plena campaña presidencial contra nada menos que el general Eisenhower. Su campaña había sido excepcional y sus programas eran sencillamente fabulosos, así que una admiradora se le aproximó y le dijo: "por usted votará toda persona pensante" a lo que Stevenson replicó: "madame, eso no es suficiente, necesitaré mayoría". ¿Qué quería decir Stevenson con esto?

Que con programas efectivos y políticas públicas precisas, no necesariamente se logra la mayoría, por eso es por lo que muchos candidatos optan por mercadearse como si fueran productos. Esto llevó a Stevenson a decir que cuando un político tiene que recurrir a esa treta, se convierte en: "la última cosa indigna que puede ocurrir en d…

La Chavidad

Imagen
No hay religión en la Tierra que tenga una historia de amor, del nacimiento de Dios que se hace hombre y viene al mundo en el seno de una familia sencilla, como el cristianismo. Es lo que llamamos la navidad.

Todos los Estados y la empresa privada, dan a sus empleados y trabajadores a fin de año, una bonificación especial que en otros tiempos los países hispanos llamaban aguinaldos. No es un gobierno transitorio, es la administración pública permanente, de la cual el propio Jefe del Estado también es un empleado, quien paga esa bonificación.

El Ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, pasándose de gracioso y para ofrecer pruebas de su incondicionalidad al autócrata, ha declarado por twitter que el Decreto de bonificación de este año se llamará “La Chavidad “. Los altos funcionarios compiten en alabanzas al mandatario. Un general me dijo un día “Chávez puede ser Presidente del mundo”. Otro decía: “Chávez es el verdadero mecías del pueblo venezolano”. Al paso …

Luis Chataing se enseria y habla de política

Imagen
Luis Chataing habló de política y de su visión de país. Para el humorista el año 2012 es histórico en 3D. Tiene temas prohibidos como la religión y las tragedias. De eso no hace chistes. "El humor tiene una particularidad, y es que siempre hiere a alguien"

Respondió en serio. El humor que lo caracteriza lo soltó a cuenta gotas. Recorre el país con sus dos monólogos y asegura que se carga de la "desesperanza" de la gente.  "Yo parezco precandidato".

Estuvo en Maracaibo y moderó un evento de Marketing 2.0. Luis Chataing vistió de negro con zapatos de goma sucios y barba de dos días. A la audiencia la hizo reír. Es lo que mejor saber hacer, aunque sonríe poco.

Lo sacaron del lugar por la cocina del hotel. Todos querían una foto con él. Sin aires de divismo hizo muecas antes las cámaras de los teléfonos celulares. Subió a su habitación, se sentó en el mueble y respiró. No hizo chistes. "A la gente, a veces, hay que hablarle con seriedad y mie…

¿A PASO DE VENCEDORES?

Imagen
El abanderado que salga airoso en las primarias para convertirse en candidato presidencial, tendrá sobre sus hombros una pesada carga. He aquí una tarea que le llevará con mínimo cuatro años, es decir, el primer período de transición. Esto es simplemente Venezuela en cifras: 1. Cuando Chávez llegó existían 900 mil trabajadores en la administración pública, hoy laboran 2.3 millones. El Gobierno nacional ha intervenido más de 600 fincas (2.5 millones de hectáreas). En paralelo, ha gastado más de 8 mil millones de dólares en compras de armamento de guerra y aun no sabemos contra quién es el conflicto bélico.

2. El bolívar “fuerte” ha perdido 55% de su poder adquisitivo y la inflación acumulada durante los 11 años de Chávez es de 733%. Añadimos a eso que el PIB durante el 2009 terminó negativo en 2,9%. Y el resultado es un explosivo cocktail económico que llevará tiempo y dedicación para revertir esas cifras y llevarlas a saldo positivo.

3. El Gobierno revolucionario tiene …