Significado del nombre del blog

Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Artículo 333. Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.




martes, 25 de noviembre de 2014

Festival de cuentos falsos e historias reales (A nuestra juventud heroica)

thumbnailjuancarlossosaFeb2014







Cuando sucedieron los acontecimientos de principios de año, me convencí a mi mismo que el proceso sería irreversible. Sentí la calle como nunca antes, el pavimento sacó brazos y atrapó a nuestro país con su fuerza. Miles y miles de jóvenes suspendieron su juventud para conectarse con la tragedia de una nación que va olvidando lo que significa la libertad.
El valor, la dignidad, el optimismo fueron valores protagónicos, sembrándose en cada rincón de Venezuela. En los eternos dieciséis años que lleva el apocalipsis chavista, nunca se había presenciado un nivel de arrojo y valentía semejante. Aquí las premisas de la lucha dejaron de sustentarse en asuntos coyunturales, gremiales, partidistas… para concentrarse en el sentimiento que mueve a la historia universal: el impulso de vida que lucha por su futuro.
La juventud venezolana asomó el rostro para mostrarnos facciones curtidas en una época de privaciones, de traiciones y desesperanza; un rostro demasiado sabio para ser portado por cuerpos primaverales; pero allí estaban, firmes, ejemplares, decididos a entregar la vida por sus ideales, por el sueño de libertad.
Nada fue más inspirador que esos meses, porque siempre es motivo de alegría que salga el sol cuando se tiene una eternidad padeciendo las penumbras. Y esos muchachos irradiaron la luz y el calor de nuestra estrella orbital, porque bastaba acercarse a ellos para impregnarse de energía vital, colmándonos de esperanza. Tanto fue su influencia, que muchos de nosotros volvimos a apostarlo todo a Venezuela, porque se hizo palpable que una juventud de ese calibre es una garantía fiel que hace que la historia no termine, instando a tomar la pluma para escribir las páginas en blanco de nuestro porvenir nacional.
Porvenir que luce para los tiranos y sus cómplices como un libro insoportable, prohibido, que debe quemarse contra viento y marea. Los tanques, fusiles, bombas y escudos no se hicieron esperar, tampoco las estrategias para borrar sutilmente las pocas letras genuinas que comenzaban a leerse.
La tinta que se escogió para tacharlo todo fue roja, y para hacerlo lo más cruel que un régimen como este puede concebir, el rojo fue sangre, la savia que corría por las venas de nuestros héroes imberbes, esos maestros que nos enseñaron con sus sacrificios que la lucha es algo serio, que las tiranías se confrontan con los más sagrado, porque es lo más preciado lo que está en riesgo de perderse.
Cuando el rojo tiñó las calles con el DNA de nuestra juventud, y las lágrimas de sus deudos taparon las cañerías, las botas salpicadas de carne y sangre se acuartelaron, para darle paso a los borradores sutiles de nuestro destino, los asistentes escultóricos de este infierno. Se trata del universo político y mediático que se ha empeñado en imponer su cuento de ilusiones dentro de la más cruda de las realidades. Son estos personajes los artistas de lo “ecuánime”, narradores fantásticos de pretensiones mágicas,  que además son escultores, porque tercamente insisten en amasar el estiércol dictatorial para darle forma democrática.
Y así pasaron los meses. Entre diálogos, asambleas y viajes, shows y más shows, los brazos de la calle fueron encadenados y la retórica de la mentira clavó su mágico cincel en el nuevo mundo de la esperanza, con un plan perversamente cruel: convertir a nuestros jóvenes guerreros en malandrines encapuchados; y su gesta heroica en un vulgar atajo alocado de cuatro gatos conspiradores.
Mucho esfuerzo y dinero se invirtió en este viejo truco.  Activaron su radar y cambiaron máscaras, esta vez buscando imprimirle la palabra “barrio” al nuevo capítulo de su cuento.  Afinaron el cincel convertido en pluma, y rescataron a los sospechosos habituales, sus personajes favoritos de la política, el periodismo, los gremios, la farándula y el espectáculo, para hacer que su historia fantástica fuera leída por todos.  Y así sutilmente primero, cínicamente después,  el libro de la realidad fue encerrado, y con candado, en el cuarto más oscuro de la consciencia.  El régimen y sus botas podían descansar en paz porque sus asistentes camuflados hicieron el trabajo completo, mejor que cualquier maestro.
Los rostros de nuestros muchachos sacrificados se volvieron extraños; sus ojos y sonrisas, inmortalizados en fotos que rompen corazones,  incomodaban cada día más, y tenían que borrarse, como sea, pero la orden era borrarlos.
Y nada borra mejor la verdad que una mentira repetida infinitas veces.  Por eso el infame carrusel electoral comenzó a dar vueltas otra vez, y su música se puso al máximo nivel. El parque de la fantasía no solo se escribía, tenía que verse como auténtico, y así el cuento escapó del libro para volverse realidad, una pretensión de normalidad que se coló por todas las alcantarillas, hasta explotarlas con su presión terca, una compulsión atávica que “sisíficamente” materializa la tesis del eterno retorno.
Los personajes del cuento se vuelven a encaramar en sus palestras y agudizan sus sentidos para que no se les escape nada. La historia no se escribe en piedras porque se manipula a voluntad, y eso lo tienen como premisa inolvidable los escritores de este cuento fantástico, que persiguen con su insistencia irritar nuestros ojos hasta volvernos ciegos.
Ayer lo vimos representado en una metáfora maldita.  Se organizó un festival para rendirle honor a la lectura, y nada más enaltecedor que la celebración de la cultura y el ingenio.  Durante una semana la plaza de la Libertad – que es como merecidamente se bautizó a la de Altamira – se vistió de literatura, para recordarnos que el libro es un artículo de primera necesidad, aún en los tiempos más duros.
Pese unas ventas acordes con las crisis, el evento respiraba saludablemente y qué bien que así fue. Pero acercándose el ocaso de la feria, de la alcantarilla que esconde a los escultores mágicos se escaparon unos duendes, con la tarea de cerrar el evento con un acto final que lo cubriera todo con las páginas de su cuento.
Y convocaron para el espectáculo a lo mejor de sus dos mundos: las botas ensangrentadas del régimen salieron de los cuarteles para hacer presencia; en perfecta sintonía con sus extensiones light, asistentes sutiles que tan servilmente les acompañan en su misión dictatorial, los alquimistas del estiércol.
La excusa que consiguieron para esta aparición repentina fue una manifestación pacífica de las voces que hablan el idioma de los héroes.  Sucedió entonces la repetición en segundos de una triste historia de traición.
Como feria al fin que era, se logró representar como si se tratara de un parque temático los acontecimientos vividos durante el año en curso.  Para el éxito de su misión, aprovecharon que un grupo de jóvenes se acercó a la plaza para honrar la memoria de los rostros que estos cuentistas desean que olvidemos.  Se trataba de muchachos sanos, portando banderas y símbolos de libertad, dignos representantes de esa juventud que nos regresó la esperanza.
El régimen tiránico y sus colaboradores (entre ellos los tontos útiles que nada ganan) no podían despreciar el momento para encerrarlo en el cuarto oscuro, allí donde la verdad se esconde con candado, y mantener la escena controlada con las letras hegemónicas de su cuento.
Ordenaron desalojo de la plaza, y activaron sus matrices de opinión, dándole vueltas a la rueda de su eterno retorno.  La alquimia infernal, esa magia escultórica transformada en narrativa cuentística, inundó las redes sociales con sus trilladas historias tergiversadas, usando para ello a sus protagonistas estelares, a los mejores vendedores de sus cuentos de camino, las sirenas mágicas que cantan democracia en los mares dictatoriales.
Y así volvieron a “encapuchar” a los héroes, insistiendo que sus rostros de dignos guerreros libertarios pertenecen a malandrines descerebrados.  Cerraron el festival de lectura con su cuento fantástico, porque hasta el mejor homenaje a la inmortalidad de los sacrificios juveniles tenía que ser convertido por ellos en una mentira, un capítulo más en su cuento de camino.
Pero tapar el sol con un dedo es siempre un ejercicio fútil. Y como dijimos, nuestros jóvenes libertarios irradian luz y transmiten calor. Venezuela está golpeada, muy herida. Gracias a estos muchachos, ayer la calle asomó otra vez sus manos, como si los brazos estuvieran otra vez a punto de salir y hacer mutar al pavimento.
Nuestros jóvenes han entregado la vida en esta lucha, y ese es el único libro que al final se leerá; por eso estamos agradecidos, y nos sentimos comprometidos. No habrá cuento que borre estas letras, que sí se sellarán en piedra.
Ahora toca ponerle el título a la obra y este libro tendrá que llamarse Libertad… porque nada menos merecen los héroes de nuestra historia venezolana.

@jcsosazpurua

domingo, 23 de noviembre de 2014

“Ley antidecencia”


Que sale más fácil y barato sancionar a los pocos decentes que a los muchos corruptos.
Que las personas decentes avergüenzan a los corruptos haciéndoles sentir moralmente mal.
Que este es el país de Jauja, donde todo va al revés,
Decretamos la presenta ley antidecencia que se regirá por los siguientes artículos:
Art.1. Se considera persona decente todo aquel que no haya participado de actos deshonestos en la administración pública o privada, no haya sobornado ni se haya dejado sobornar y cumpla con las leyes existentes.
Art.2. Toda persona decente será sancionada con la afectación del objeto de su decencia. Si se trata de un productor, será expropiado; si se trata de un funcionario decente, será inhabilitado; si se trata de un docente universitario y/o investigador científico, será acorralado salarialmente hasta que se rinda o se vaya al exterior.
Art.3. Todo aquel que nunca haya pedido el cupo de CADIVI será considerado automáticamente sospechoso de delito de honestidad, salvo prueba en contrario. Deberá ser sometido a cuarentena y examinado rigurosamente con psiquiatras y se le harán pruebas de laboratorios cada 15 días hasta encontrar la causa de su deterioro mental.
Art.4. En la frontera, todo el que no comercie con la gasolina y/o no use su cupo de combustible racionalmente de forma que denote que no lo está vendiendo, será condenado a arresto domiciliario, es decir, le será recortado el número de litros hasta que materialmente no pueda salir de su casa.
Art.5. Todo aquel funcionario que no haya prevaricado o negociado comisiones, ni practicado nepotismo, ni usado bienes públicos en beneficio propio, será objeto de sanción moral y será tenido hasta el fin de sus días como un rolitranco e pendejo.
Art. 6. Ponemos a disposición ciudadana la línea telefónica 800- decente para que sean denunciados todo aquellos contrarrevolucionarios que se las dan de tramparentes e incluso aquellos que efectivamente lo sean, que los hay porque se han visto casos.
En este mismo acto decretamos la creación del monumento al corrupto desconocido. Allí se realizará una ofrenda floral cada vez se celebre un nuevo aniversario de la aprobación de la presente ley. Dicha ofrenda será facturada al ministerio respectivo y también, paralelamente al que no lo es, pero nunca colocada.
Dado y firmado, pero no sellado, puesto que el sello se lo llevo un funcionario para expedir unos certificados falsos a nombre de esta asamblea.
Dios y federación, pero mas que todo federación.

miércoles, 24 de setiembre de 2014

La caricatura y el poder



Lo digo directamente: es herencia de Hugo Chávez o resultado intrínseco de su mala gestión el desastre que se vive en el sector salud. No lo digo yo, solamente, lo dice mucha gente y se escribe en diversos periódicos. Incluso algunos medios audiovisuales, solo algunos, hasta muestran imágenes de la tragedia nacional que se vive en hospitales públicos y también clínicas privadas. Escribo esto y con seguridad no causa escozor, no revuelve consciencias. La vida sigue. Muy diferente es cuando una caricatura, como la de Rayma, sintetice en una imagen cómo el sector salud está en coma y eso lleve la firma del comandante Chávez.
La caricatura ha sido censurada históricamente. En Venezuela precisamente a los caricaturistas se les persiguió y encarceló con saña en el siglo XX. En este siglo se les censura, se les calla. O deberíamos decir se les intenta acallar. La constitución de redes sociales, teniendo como plataforma a Internet, permite que finalmente el mensaje se difunda. Pero en el fondo la lógica sigue siendo la misma, el poder puede tolerar la crítica escrita, pero no cuando la crítica se representa en una caricatura, cuando se caricaturiza al poder.
Una de las primeras señales que dio Hugo Chávez de que no iba a tolerar la crítica fue por allá por el año 2000. En una cadena nacional increpó al maestro Zapata: "¿Cuánto te pagaron, Zapata?", le preguntó Chávez. El hombre de poder no concebía que la opinión del caricaturista fuese propia, sino que había sido comprada.
Zapata, Rayma o Edo así como tantos caricaturistas venezolanos no solo no tienen precio, y lo vienen demostrando con creces, sino que en verdad se conectan con la tradición venezolana en su campo. La caricatura es una suerte de contrapoder y no porque el caricaturista posea riquezas o domine al Estado; tiene el poder -enorme por cierto- de caricaturizar, de ridiculizar, a aquellos que sí ejercen el poder. El hombre de poder se asume en un estrado diferente, ajeno o a salvo de la crítica pública. Y la caricatura no solo lo hace terrenal, sino que lo cuestiona de tu a tu. Por eso, desde mi punto de vista, a los caricaturistas siempre se les condena o se les censura, especialmente en los régimenes que se pretenden absolutos, eternos.
La salida de Rayma del diario El Universal, previa censura sobre su trabajo, evidencia al menos dos cosas. Este periódico, quien sea que lo haya comprado, fue adquirido para no molestar al poder. Por esa razón, en primera instancia se enfilaron las acciones para vaciar las páginas de opinión de aquellos puntos de vista incómodos. La caricaturista sin duda simbolizaba esta opinión que incomodaba al poder, en la medida en que podía ridiculizarlo. Sale Rayma y quien sea que ocupe su lugar en las páginas de El Universal entrará sabiendo que no puede molestar al poder.
La segunda cosa que evidencia este despido de Rayma es que reina la autocensura. La caricatura no llegó a ser publicada, por una decisión interna del medio, de quienes manejan este medio, decidieron no publicarla, obviamente para evitar molestar al poder. Como suele suceder, censurar un contenido potencia el mensaje que se iba a dar. De haberse publicado la caricatura sin duda hubiese molestado al poder, pero ya sería historia, es decir la velocidad informativa hubiese hecho que pasara, como otras tantas caricaturas de Rayma. Cuando se le censura, cuando esa caricatura pasa a ser la que no pudo publicar Rayma, y que además les cuesta su relación laboral con El Universal luego de casi dos décadas, entonces se potencia su mensaje. Pasa a ser emblema de protestas, como se ve en algunos lugares; da la vuelta al mundo como le está dando. La caricatura ya deja de ser una más para pasar a ser un símbolo contra el autoritarismo.

Por Andrés Cañizález / Twitter @infocracia
x

sábado, 5 de julio de 2014

Artículo 350 Y 333 de nuestra Constitución: Ley Orgánica del Ozono

Ley Orgánica del Ozono: 04/07/2014. Editorial Tal Cual El gobierno revolucionario, en defensa de la salud de los pulmones de los ciudadanos y de que respir...

Ley Orgánica del Ozono



04/07/2014. Editorial Tal Cual
El gobierno revolucionario, en defensa de la salud de los pulmones de los ciudadanos y de que respiren un aire limpio para que, a la hora de enfrentar cualquier eventualidad imprevista, desarrollen una mejor capacidad pulmonar para pegar la carrera, decreta la siguiente:
Ley Orgánica del Ozono
Cap. I. Del Ozono
Art.1. Para los efectos de esta ley, denomínase ozono a “una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los dos átomos que componen el gas de oxígeno”. Esta disociación (psicótica) es producto de agentes fascistas y golpistas que, al respirar en el aeropuerto, contaminan el aire con su pestilente y nauseabunda presencia.
Art. 2. El ozono es el primer alótropo de un elemento químico. Dicho elemento se encuentra plenamente identificado por el Sebin y será detenido en las próximas horas.
Cap. II. De la respiración de ozono en Maiquetía
Art. 3. El gobierno, en aras del establecimiento de la equidad socialista y del bienestar del pueblo popular, establece que cada pasajero deberá cancelar una tarifa de Bs.127 por la respiración de ozono en las instalaciones del aeropuerto.
Art. 4. A los pasajeros que se nieguen a cancelar dicha tasa se les impedirá respirar en las instalaciones del aeropuerto. Los acompañantes deberán salir a las afueras de las instalaciones, agarrar bastante aire de la calle y contener el resuello mientras se encuentren en el interior de la terminal, repitiendo esta operación cuantas veces sea necesario.
Art. 5. Pasajeros en tránsito serán mantenidos en una terraza descubierta. Se permitirá, en caso de niños y personas de la tercera edad, en un acto de humanidad socialista, que traigan su propia bombona de ozono y la usen dentro de las instalaciones de la terminal aérea.
Art. 6. Para tener instalaciones libres de agentes patógenos, se comprobará con la Interpol que los pasajeros provenientes del exterior, especialmente del Imperio norteamericano, no sean agentes patógenos de la CIA o cualquier organización de contrainteligencia dispuesta a acabar con la maravillosa revolución venezolana, envidia de Latinoamérica y del mundo entero particularmente por su brillante conducción económica y su pulcritud administrativa.
Cap.III. De la oposición contrarrevolucionaria y el sabotaje respiratorio.
Art. 7. Todo opositor que sea encontrado respirando más de lo establecido en las tablas de inhalación de ozono que oportunamente serán publicadas y atentando contra la pureza del aire del aeropuerto será sometido, a perdigonazo limpio, por los efectivos que custodien la ozona susodicha.
Art. 8. Flatulencias de contrarrevolucionarios intencionalmente proferidas para la incubación de un ambiente destructor del ozono aeroportuario (no así los eructos que son siempre expresión de patriotismo revolucionario) serán sancionadas conforme a la magnitud de la misma. A tal efecto, se crea la División contra la Flatulencia organizada (DICOFLAO) a cargo del CICPC.
Art. 9. Los funcionarios públicos tendrán derecho a libre respiración, a excepción de aquellos que hayan escrito cartas atentatorias contra el ozono mismo, por la fetidez de sus acusaciones.
Gracias al gobierno socialista, ahora el ozono es de todos, porque o zono revolucionarios o no zono nada.
¡¡¡Patria socialista!!!
¡¡¡Viviremos y respiraremos!!!

martes, 3 de junio de 2014

La quiebra del sector salud



Hace unas semanas circuló en el Hospital Universitario de Maracaibo un comunicado firmado por un coordinador, en el que se prohibía solicitar a los pacientes o familiares medicamentos o material quirúrgicos; “aunque no haya existencia de estos insumos” y pedía no divulgar públicamente las carencias o debilidades del hospital. El funcionario fue sancionado por la dirección del hospital por cometer semejante torpeza. Sin embargo, esa es la verdad dolorosa que ocurre todos los días en todos los hospitales públicos del país.
Pero eso no es ningún secreto. El BCV declaró que en marzo, la escasez de medicinas llegó a 50 por ciento, y la Cámara de la Industria Farmacéutica explicó que la deuda de la industria farmacéutica con sus proveedores en el exterior supera los 3 millardos de dólares, y el pago de la misma es la única medida para recuperar las líneas de crédito y retomar el normal despacho de productos al país. De allí las grandes colas y los tours por las farmacias para conseguir medicinas, pañales, compotas y fórmulas lácteas. Por otra parte, desde el año 2003 el Gobierno reguló mil 400 productos farmacéuticos, lo que ha causado la escasez de estos medicamentos. No acaban de entender que no se puede vender por debajo de los costos de producción.
Para colmo de males, el sector salud ha sufrido una reducción en la asignación de divisas. La del año pasado fue la más baja desde 2009, de acuerdo a Cadivi. Además, de las 45.000 camas presupuestadas en el sector público sólo 12.300 están operativas. En 2013 hubo 8.488 intervenciones quirúrgicas menos que en 2012. La asignación a Barrio Adentro bajó de 5.5 millardos de dólares en 2012 a 2.4 en 2013.
Lo mismo ocurre con los equipos diagnósticos, placas radiológicas y reactivos de laboratorio. En odontología no hay ni siquiera gasa y algodón, mucho menos instrumentos y otros enseres. Cuidados intensivos no funciona en la mayoría de los centros. Los pabellones quirúrgicos y obstétricos así como los retenes andan a mitad de capacidad. Lo peor y más grave es que, por no reconocer este fracaso, las autoridades se niegan a aceptar la crisis y aseguran que todo está bien. Que oiga quien tiene oídos…

Por Ernesto García Mac Gregor 
Médico 
garciamacgregor@gmail.com
x

martes, 20 de mayo de 2014

El sucio negocio de la gasolina


El problema de la gasolina se originó por los ridículos bajos precios del carburante, producto, a su vez, de medidas populistas y proselitistas y que, por el trauma de El Caracazo aún no superado, el Gobierno no se atreve a modificar. Desde la presidencia de Caldera, en 1996, el precio de la gasolina ha permanecido a un valor de Bs. 0,097 por litro (unos 0,14 dólares), lo que lo convierte en el más barato del mundo. Si este combustible subsidiado se exportara, se obtendrían 15 mil millones de dólares anuales.
El inconveniente es que al otro lado de la frontera, la gasolina y el diésel se venden cinco mil veces más caro. Es un contrabando de extracción redondo; nada que ver con el narcotráfico, trata de blancas o venta de órganos o armas. No, aquí se trata de pasar una pimpina de gasolina al día que resulta más efectivo que trabajar por un miserable sueldo básico y menos fastidioso que vestirse de rojo rojito para enchufarse a por lo menos tres misiones socialistas.
Ya desde 2012, según cifras oficiales, se calculaba que se fugaban por Colombia 45 millones 609 mil litros al mes, que se traducían en unos ocho mil millones de dólares anuales. Pero el negocio se expandió de tal manera que de pimpina se pasó a tanques ocultos, a camiones cisterna y a gandolas. Y de los caminos verdes y trochas se pasó a las carreteras principales y ahora hasta a los bolipuertos, que utilizan gabarras y barcos de gran capacidad. Y de Colombia se pasó a todo el Caribe y Centroamérica.
Desde hace años existe abundante evidencia en video y documentos de cómo se pasa libremente este contrabando (incluso con gandolas de PDVSA) por las alcabalas y no ha pasado absolutamente nada. Lo que empezó con los "bachaqueos" de gasolina y alimentos, ahora se extendió a todos los productos regulados que son manejados por las grandes mafias, indudablemente conformadas por altos funcionarios gubernamentales y de la oficialidad castrense. En vez de castigar a los culpables, se castiga al pueblo con el chip de la gasolina y las tarjetas de racionamiento para que los boliburgueses tengan más mercancía con que desangrar al país. Que oiga quien tiene oídos…



sábado, 17 de mayo de 2014

Diálogo en el mostrador de la tienda

-Jorge ándame a la Tienda que ya se va ser de noche.
-Mami, espérate que ahí que en la televisión hay un tipo diciendo disparates. Yo no le entiendo nada, Dice cosas que nunca había oído, y que si “millonas”, y que si “Dios multiplicó los penes”, y que “le vean el corazón con el telescopio”.
-Deja de estar escuchando sandeces, y ve al abasto a comprarme el pollo, el jabón de lavar, el champo, el papel sanitario y el aceite, le dijo a su hijo la señora Teresa en un tono alto que se escuchaba en los patios de las casas de la vecindad de aquel barrio marabino.
Jorgito apagó el TV y se fue con el dinero en la mano hacer el “mandado” y frente al mostrador de “Pancho “El Gocho” tuvo que hacer una cola como si estuviera en uno de los pocos supermercados que quedan en el país, incluyendo los que financia el gobierno para mantener atado a los compradores en interminables colas como una forma de dependencia alimentaria.
Tenéis que tener paciencia muchacho -le dijo el bodeguero- porque ellas están primero y con su mirada inquietante, el jovencito escuchaba los comentarios que hacían los compradores de su cotidianidad, las quejas al gobierno de Maduro, las mentiras de Arias Cárdenas, lo maléfico de Diosdado, la actitud de los estudiantes y el llamado “dialogo mudo”.
Despáchame antes de que se vaya la luz fue lo primero que soltó una de las consumidoras que había logrado tomar de los primeros puesto y luego comentó:
Fíjate que mi marido no ha podido taxiar más porque el carro no tiene batería y no se consiguen y están carisimas y un hermano mío le prestó una, pero más carga tenía una pila de reloj que la que le prestó y lo dejó botao. No tengo tiempo para nada, porque ahora tengo que llevar los muchachos al colegio y estar mosca, porque hay una maestra que va de boina roja todos los días a decirles “Chávez está vivo” y que Fidel Castro en cualquier momento va a dar una charla en el colegio, y que tener un fusil en el hombro no es malo ¿A vos te parece chica? Le preguntaba airada a su vecina de compras.
Jorge seguía atento al diálogo que tenían en la tienda estas señoras de Maracaibo, y se sonrió cuando una de las vecinas le explicaba a otra, que su suegra tenía un dolor de cabeza tan grande desde hace una semana que volteaba los ojos y le quedaban blancos, y que su hijo no conseguía en la farmacia ningún analgésico. No hay antipiréticos, ni antiinflamatorios, ni medicinas para la tensión, y resulta que ahora habrá más muchachos en este barrio, porque ni condones se consiguen ni pastillas anticonceptivas, esto se lo llevando quien lo trajo, y todos sabemos quién lo trajo, repetía acalorada
Nos hemos convertido en un país de hediondos, asomó una señora que se incorporó a la conversación, y todas las demás se miraron y se olieron sus ropas al instante en que ésta explicaba que era porque no se consigue jabón de lavar, ni de baño, hay una sola marca de desodorante en los estantes y se acaba rápidamente no hay desinfectantes ni detergentes para limpieza general ni papel sanitario ni lavaplatos y tampoco suavizantes para la ropa.
Mientras la conversación continuaba el impaciente Jorgito preguntaba si había aceite comestible, jabón, papel sanitario, mayonesa pollo y café, lo que le había mandado a comprar su madre, y le explicaba a Pancho: “en esta bolsita me vais a echar diez bolívares de aceite de comer y si tenéis papel sanitario me vendéis diez vueltas, dice mi tía que le vendáis dos pañales que tiene al nieto en apuro, me dais también una papeletica de café y diez cucharadas de jabón en polvo”. Haaaaaa y si tenéis me vendeís un tomate, una cebolla y mayonesa.
Otra tertulia se mantenía en la parte trasera de la cola y una de las consumidoras recordaba que el Día de las Madres le hicieron una torta sin margarina, y ni siquiera mantequilla y estaba más insípida que una cadena de Maduro .Tenía años que no festejábamos sin cerveza porque una caja cuesta 280 bolos, ni decir del wisqui que es incomprable, sin parrilla porque la carne y el pollo son las joyas de la cocina en cuanto a precio y ni siquiera podíamos freír pastelitos porque no se consigue el aceite.
Bueno chica y fíjate yo tengo leche, dijo de pronto una de las señoras que acababa de llegar al abasto de aquel barrio, y todas al unísono le preguntaron donde había conseguido, y respondió casi inmediatamente que tenía leche pero no en polvo, sino que había conseguido que la metieran de primera en una cola de MERCAL para comprar algunas cosas reguladas, donde habían personas que permanecían desde las dos de la mañana del día anterior hasta las diez de la noche, y eso es tener leche realmente-dijo.
En medio de este comentario que hacía la compradora, otra desde atrás le preguntaba al tendero que sí tenía crema dental, y este le contestó ¿trajiste el cepillo? Es a cinco bolívares por cepillo.
Jorgito salió corriendo con su compra y llegó a casa de su mama con cara de “lo he escuchado todo”, y su madre le preguntó casi en el portón que si había conseguido lo que le había ordenado.
-Te traje algunas cosas mamá, menos el papel sanitario porque sé le acabaron “las vueltas” a Pancho, le respondió con asombro.
- Bueno, entrá y no vais a prender el televisor Jorgito porque yo lo encendí y ahí siguen diciendo disparates le advirtió la madre
-¿Cómo así mami?
-Si. Parece que ahora a alguien lo defecó un pajarito que le daba vuelta en la cabeza y que se le paró y le habló desde el más allá.
- A lo mejor le dijo que la están defecando bastante en el gobierno, se contestó para sí Jorgito



viernes, 16 de mayo de 2014

La impactante carta de Laureano Márquez al Papa sobre Venezuela

El reconocido politólogo y humorista Laureano Márquez escribió una reveladora carta dirigida al máximo jerarca de la Iglesia, el papa Francisco, en la cual describe la situación actual de Venezuela. Márquez asegura confiar en que el Papa comprenderá la difícil situación que atraviesa el país.

Lea la carta a continuación:
Querido Papa:
Me atrevo a escribirte así, cercano y sin formulismo, porque sé que eres un pastor próximo. Te escribo desde Venezuela porque sé que estás pendiente de nosotros y has puesto al Nuncio al  de nuestra paz. Te escribo, además, porque siendo Argentina tu patria de nacimiento, seguramente se te hará más fácil entender nuestras contradicciones: un país muy pobre en medio de extraordinarias riquezas, un país lleno de  en el que la muerte se ha vuelto cotidiana, un país cuyo gobierno se define a sí mismo como "cívico-militar" y en el que las fuerzas militares reprimen sin respeto alguno por los Derechos Humanos.
Explicar Venezuela al que no la ha vivido desde la cotidianidad de estos últimos 16 años resulta difícil, pero en síntesis: un sistema que insurgió en contra de la corrupción, la injusticia y la pobreza, se ha convertido en el más corrupto, arbitrario y empobrecedor de nuestra historia (esto último particularmente grave si se tiene en cuenta que nunca había contado Venezuela con tantos ingresos por la venta del petróleo). Nos rige, hermano Francisco, un gobierno para el cual  el que piensa diferente es fascista y que afirma esto mientras constituye grupos armados, al margen de la legalidad, para disparar en contra de gente desarmada que protesta, mientras encarcela sin juicio y allana sin autorización. Un gobierno que se dice democrático y se declara enemigo de la mitad del país que no votó por él.
Nuestra nación tiene la inflación más alta del mundo y Caracas es la tercera ciudad más peligrosa del planeta. La inseguridad nos asesina, la gente no consigue muchos alimentos de primera necesidad, porque nuestra economía esta devastada. El descontento ha ido tomando la calle. Los estudiantes han sido los abanderados de la protesta. En todo el país la respuesta ha sido una cruel represión, como pocas veces se había visto en nuestra historia. En 3 meses de protestas más de 40 personas han fallecido, más de tres mil encarcelados, algunos de ellos torturados.
Querido Santo Padre: si alguien quisiera escribir un manual de cómo transformar una esperanza en un desastre tendría que estudiar el caso venezolano. La situación está tan difícil por aquí, que hasta los humoristas hablamos en serio. El miedo, la intolerancia y la violencia se han apoderado de nosotros. En este contexto se ha iniciado un proceso de dialogo en el cual el Nuncio de S.S. ha tenido un destacado papel. Sin embargo el dialogo se ha suspendido porque nos sentimos como aquel rabino que en el Muro de los Lamentos oraba a Dios por la paz en Venezuela e increpado por los efectos de su oración respondió: "¡es como hablarle a una pared!".
Bueno, hermano Francisco, era para agradecer por las gestiones por la paz. Lamentamos haberle hecho perder tiempo al Nuncio, que siendo conocedor de Nietzsche habrá recordado aquella frase del filósofo alemán que tanto aplica a nuestra primitiva visión de la política: "un político divide a la humanidad en dos clases: los instrumentos y los enemigos". Por lo demás, encomiéndanos en las oraciones y échanos la bendición a ver si el Espíritu de la iluminación vuela sobre nuestras cabezas en Pentecostés y nos ayuda a entender que Venezuela -como diría Cabrujas- todavía no se ha inaugurado y que esos muchachos, Santo Padre, que llenan hoy nuestras cárceles, como los primeros cristianos en su tiempo, lo están haciendo y no habrá Imperio Romano que pueda detenerlos.


domingo, 6 de abril de 2014

El discurso de los políticos no es el del pueblo



A mi modo de ver no es lo mismo político viejo que viejo político, el problema no está en la edad, sino de ideas inactuales. El paradigma del futuro es desaprender.
Basándome en esta introducción les puedo decir que hay más de uno negándose a las ideas que impulsan al país hacia el desarrollo por simplemente seguir un proyecto político que aglomera a 4 pelagatos y no a todo el pueblo de Venezuela.
Entiéndase que la tecno-ciencia y política pertenecen al futuro. No hay que confundir mañas y otras habilidades con inteligencia política. Lo que trato de decir, es que el cerebro no está en los pies, que si la pasión política es necesaria, también lo es la sensatez.
Hay muchos dirigentes que siguen pensando que el partido-organización lo es todo, es por eso que en elecciones no saben qué hacer y los resultados son negativos, porque el pueblo no los apoya.
Lo que Venezuela necesita es que Gobierno y oposición acuerden el rechazo a la violencia. Ambos sectores la deben aborrecer. Hay quienes proponen la firma de un documento. Yo apoyo esa idea.
Hoy por hoy tenemos jóvenes en la calle sin líderes. Tenemos un pueblo en colas para comprar lo que cualquier producto sin un Gobierno que asuma el asunto económico. El panorama que se avizora es aterrador. Pobre Venezuela
Los “líderes” de los jóvenes que han salido a las calles están pensando en la cartera, soñando con ser presidentes o como pescar una alcaldía en medio de este tira y encoje político, mientras que muchos arriesgan la vida y otros la pierden.
Quemando el país, tumbando árboles y poniendo barricadas no se tumba un gobierno. De nada sirve decir“Resistencia Venezuela”, si es para figurar y poner la foto en la Facebook. Señores del Psuv su discurso no llega, lamentablemente el pueblo no se identifica con lo que dicen.
Señores políticos, amigos que siguen la política de cerca. Los partidos seguirán  siendo importantes siempre y cuando aprendan a evolucionar con la sociedad. De lo contrario, surgirán nuevas corrientes del pensamiento, porque surgen nuevas necesidades. El partido que tiene un discurso que no llega a los corazones del pueblo y que pierde el contacto con el ciudadano está destinado a extinguirse.