Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2016

Pequeño Oliver, no te tocaba

Imagen
En nuestro país mueren de mengua infinidad de pacientes, cuyos nombres e historias no conocemos, pero cuyas muertes tienen nombre y apellido
El 26 de febrero de este año una imagen le dio la vuelta al mundo: la del niño Oliver Sánchez, quien con su coquito pelado y un tapabocas sostenía una pancarta que decía “quiero curarme”. Una cantidad de policías lo rodeaban. Muchos se preguntarían para qué tantos policías rodeaban a un niño enfermo, pero Esa es una de las miles de preguntas sin respuestas de la Venezuela de hoy. Tal vez la historia las responderá. Estaban allí porque el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, había prohibido la marcha de quienes exigían medicamentos. Para mí resulta incomprensible que si nuestra Constitución consagra el derecho a la salud y a la protesta, un alcalde prohíba que se marche exigiendo medicamentos. Pero aun más incomprensible me resulta cuando ese alcalde es médico, porque los médicos saben de primera mano lo que sucede cuando un remedio…

Mensaje del Secretario General de la OEA al Presidente de Venezuela

Imagen
Mensaje del Secretario General de la OEA al Presidente de Venezuela  18 de mayo de 2016
Presidente Nicolás Maduro,

No soy agente de la CIA. Y tu mentira, aunque repetida mil veces, nunca será verdad. De todas formas conviene aclararlo, aunque esto sea denegar el absurdo. Mi conciencia está limpia, Presidente, y mi conducta mucho más. No hay ninguna amenaza que me puedas hacer que ni remotamente roce a ninguna de las dos.

No soy traidor. No soy traidor ni de ideas, ni de principios, y esto implica que no lo soy de mi gente, los que se sienten representados por los principios de libertad, honestidad, decencia, probidad publica (sí, de los que suben y bajan pobres del poder), democracia y derechos humanos. Pero tú sí lo eres, Presidente, traicionas a tu pueblo y a tu supuesta ideología con tus diatribas sin contenido, eres traidor de la ética de la política con tus mentiras y traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo.

Debes devolver …