Pinocho revolucionario y petrolero



- Luis Homes Jiménez /Abogado

Mira hermanito, te lo voy a explicar con la moral y pedagogía revolucionaria del siglo XXI. Yo te debo unos cobritos por los últimos siete meses que me llevas trabajando. Ok, eso lo dejamos en stand by, mientras sacamos la cuenta. Por ahora, vamos a declarar de interés público estas actividades que en los últimos 50 años eran ejercidas por ustedes, familias oligarcas zulianas.

Eso significa papaíto, que PDVSA te toma las instalaciones. Tú entregas las llaves tranquilo, nos dicen como se prenden las lanchas, dónde están las gabarras, los remolcadores y sin molestar mucho nos dejas las oficinas con toitiquitas las cosas adentro. Por si acaso, nos dices dónde están las chequeras y los cobritos.

Luego hacemos una valoración de los activos. Con justicia hermano. Nada de lo que valen las cosas en el mercado. Si no, a valor de libros. Por ejemplo, el valor histórico. Ese pedazo de lancha te costo hace 20 años 100.000 dólares, pero hoy ya la tienes depreciada. Eso significa que el precio es 20 mil bolívares, si acaso. Ves. Vais en góndola.

Para pagarte. Bueno, hay un proceso que se llama expropiación, que es muy diferente a quitarte las cosas. ¡Muy diferente! Hacemos el avalúo, te da un monto y te pagamos. Con unos bonos, unos papeles que tu puedes canjear en el mercado.

Eso viene con su papel de seguridad. Como los billetes hermano, muy bonitos los bonos, ya los vas a ver. Y tienen un tiempo, yo que se, 15 a 20 años. El tiempo pasa volando hermano.

Con los trabajadores, tú sabes. Allí les vamos dando la vuelta pero eso es asunto nuestro. Ya tú te quitas ese peo de encima hermano. Lo vas a agradecer el resto de tus días. Acá la gente se muere por decir que trabaja con PDVSA y con el cuento de los cesta tiques, se contentan, así se los entreguemos en diciembre cuando estén pelados.

Si ya sé, tu abogado te dijo que la Constitución, que el amparo, que la propiedad, que pata tín, que pata ya. Dile que se guarde eso debajo del paltó, no te pongas cómico hermanito. ¡Ah mira! Y si tienes una duda, asómate acá a la ventana.

Le preguntas a aquel señor que está al lado de la tanqueta. No el que está sentado, si no el que tiene el fusil, el militar. Si a ese mismito.






http://www.laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=12427

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela