Lo peor de 2009



Son muchos los desaguisados, metidas de pata, declaraciones rimbombantes, promesas incumplidas y palabras vanas que se han lanzado, cumplido y hecho en el año que está por terminar. La dinámica del país, cuando todavía faltan 11 días para que 2009 baje el telón, pudiera ir a más fruto de la incontinencia verbal, el tener que justificar lo injustificable y explicar el país que nos van dejando, como ese referendo aprobatorio del 15 de febrero, donde con mañas aún no del todo claras se ratificó lo que en buena lid se había negado en materia constitucional el año anterior; o la declaratoria del 2 de febrero, vía decreto, como “no laborable” de un día para otro para celebrar la asunción al poder de Hugo Rafael.

El conocimiento que tuvimos de un nuevo tipo de delito no conocido por los venezolanos en razón del odio o la religión que vimos con el asalto a la sinagoga de Maripérez (Caracas); la intolerancia que supone el haberle prohibido la visita al país al premio Nobel de la Paz, Lech Walessa; y la negativa dada a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos para su visita "in locu"; la modificación en la AN de la ley de Transferencias de Competencias con la que se le arrebató, al Zulia en particular, sus competencias en materia de puertos, aeropuertos, Puente Rafael Urdaneta y vialidad extraurbana; el despojo que le hicieran a la Alcaldía Mayor de Caracas y su alcalde victorioso Antonio Ledezma; la apropiación a la machimberra de las propiedades de los tercerizados, de las empresas prestadoras de servicios conexos a la industria petrolera, generando un invaluable e irreparable daño patrimonial a sus propietarios, a la industria misma y a toda la economía doméstica de la COL, de la que aún no se recuperan; el manejo dispendioso, discrecional y sin controles de la ley de Presupuesto Nacional y de los ingresos petroleros, con lo cual se quiere mediatizar y estigmatizar a los gobernantes electos no alineados con el régimen poniendo a sus pobladores y ciudadanos a pasar las de caín; la crisis de la banca semioficial que les puso de narices a los gobernantes y al país entero la podredumbre con la que se manejan familiares, funcionarios, relacionados y amigos del régimen, haciendo trizas la superioridad moral de la que hacía -hace- gala; la falta de resultados, el incumplimiento de su cometido, de la Comisión Presidencial para investigar el “asesinato” de Bolívar.

Los medios de comunicación

El arrebatón que les hicieran a los escuchas de las 34 emisoras de radio para sustituirlas por frecuencias alineadas y aburridas sin ningún punch de audiencia, las “vacaciones” de Nelson Bocaranda y la reducción de la jornada laboral de Marta Colomina, el acoso y persecución de medios y periodistas como Globovisión y El Diario de Guayana, el rompimiento de la dupla televisiva de Aristóteles Soto y Ángel Monagas (afortunadamente sólo duró unas horas), la programación toda de Venezolana de Televisión, Vive, ANTV y demás integrantes del inmenso aparato comunicacional del régimen, un buen ejemplo de lo que no se debe hacer en materia de radio y televisión, pública menos; el Correo del Orinoco, que no llegó ni a pasquín propagandístico; las campañas institucionales del Minci: poco creíbles, nada efectivas; la película sobre Ezequiel Zamora, de Román Chalbaud, y la nunca acabada de Danny Glover; la hagiografía de Oliver Stone sobre HChF y la bacanal con Michael Moore en Venecia; el Plan Revolucionario de Lectura, que supone una inmensa inversión en impresión de grandes cantidades de libros sin son ni ton que no generan un solo lector más de los que pueda generar la cadena completa de la industria del libro; el cese de los subsidios a grupos y promotores culturales del teatro, la danza y las más diversas expresiones artísticas por no responder a los “grandes intereses” nacionales y de la nueva cultura e ideología que se nos quiere imponer; el veto a cantautores, actores y directores teatrales por las mismas razones; el cese violento de los comodatos, que deja a ratos a emblemáticas instituciones del país sin lugar para el desarrollo de su arte; lo propio en instituciones científicas como el Idea y el Ivic.

Las frases

Frases tiradas de los cabellos como las del renunciante ministro Jesse Chacón: “Nadie puede decir que no vive mejor que en 1998”; la espeluznante de Aristóbulo Istúriz de estos días: “Aterrorícense”; el “I want to be your friend", de Hugo para con su par Obama; los baños con totuma y las duchitas de tres minutos, el apodo dado a Hugo Rafael de “Hiperlíder”, Bloff como el reto lanzado a los intelectuales (Mario Vargas Llosa, Carlos Alberto Montaner y Plinio Apuleyo Mendoza), el Aló, Presidente de cuatro días consecutivos, el Vergatario, del que no se han colocado ni 30 mil unidades desde mayo en todo el país; el satélite chino Simón Bolívar, del que nadie sabe de la utilidad de su inversión pero sí que costó mucho más que el adquirido por Brasil; el jalabolismo que supone el conferimiento del premio de Periodismo Alternativo para Hugo Rafael, anécdota cursi, grotesca, vergonzosa del Consejo Municipal de Libertador; la obligación de laborar el Día de la Chinita para abogados, jueces, alguaciles y demás funcionarios del Poder Judicial zuliano; las parodias en las que hemos hecho comparsa de manera estelar: Mel Zelaya y ahora la puja por el premio Nobel de la Paz para Fidel; la mala leche del comandante Presidente de los venezolanos en Copenhague, la salida por la puerta de atrás de la selección venezolana del Mundial de Béisbol, al perder frente a Corea del Sur; la no calificación de la de mayores al Mundial de Sudáfrica 2010 y la desilusión que supuso la eliminación de la sub20 en Egipto.

Empero, por sobre todas las cosas, la politización de la justicia, usándola como instrumento para la persecución, venganza, revanchismo y la aniquilación del adversario, y que ha mandado al exilio a Manuel Rosales, Patricia Poleo, Carlos Ortega, Dixon Moreno, Oscar Pérez, entre otros, sin olvidarnos de hasta tan cercanos al régimen como Ricardo Fernández, el entusiasta presidente de Emprevén, Alejandro Uzcátegui; Wílmer Ruperti (que tiene rato en Nueva York) y el maluco y poco querendón de Eligio; y mantiene en prisión y sin juicio a "Mazuco" (lleva ya tres navidades), Ríchard Blanco, Leoceniz García, Gustavo Azócar y otros más que han sido alejados de sus familias e impelidos de seguir luchando cada uno desde su tribuna por el desarrollo, consolidación y crecimiento del país, mientras que otros son premiados e invitados a no rendir cuentas por las tropelías cometidas en la gestión pública, como el flamante nuevo cónsul general de Venezuela en Milán, Gian Carlo Di Martino.

Lo otro es el establecimiento y arraigo de la mentira dentro del discurso oficial, con lo que se nos quiere convencer de que no es verdad todo lo que está sucediendo y padeciendo el venezolano de a pie, el común de la gente, los más necesitados en estos tiempos del socialismo del siglo XXI. Queda al cierre de este espacio el Poder Moral Republicano y sus cinco integrantes con el mayor palmarés en 2009 a la hora de designar lo peor del año -superando con creces a la AN- por su inoperancia e insensibilidad al cohonestar y dejar en total indefensión con sus actuaciones y omisiones a los venezolanos.


Original

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS