Carta política al Niño Jesús



Siempre acostadito con tu piernita y tu dedito levantado y esa carita de niño burgués y adinerado, esperando que la gente venga a contemplarte con esa sonrisa tan propia tuya y piense "qué bello, no ha cambiado nada en dos mil años". Siempre igualito. Y al cabo de 15 días nos olvidamos de ti, de tu mensaje de amor al prójimo y de tus ideales de justicia, igualdad y solidaridad.

Creo que todos necesitamos una sacudida interior para conocer la magnitud y gravedad de lo que vivimos en nuestra querida patria. Posiblemente nos haga falta reconocerte cómo el Jesús aplomado y arriesgado que enseñó a los pueblos cómo sacar a los mercaderes y traidores del templo. En esta Navidad yo te quiero pedir para todos y cada uno de los venezolanos, la claridad, el coraje, la valentía y los testículos necesarios para desarticular todo el andamiaje de absolutismo, totalitarismo y comunismo que se nos está viniendo encima.

Posiblemente lo que más nos haga falta es la claridad en el pensamiento y análisis, porque el coraje y la valentía parecieran ser una consecuencia de ésta; y los testículos, pues a cada quien ya le diste los que les corresponde. Para mí, lo grave del proceso que se está llevando a cabo en Venezuela y en Latinoamérica es que desconoce y niega el valor natural de los pesos y contrapesos de la sociedad, por la influencia directa de un anciano dictador caribeño que pretende concentrar el poder en un autócrata heredero hecho a su imagen y semejanza. Tenemos entonces unas autoridades obedientes y sumisas a la voluntad del autócrata absolutista.

Si tú en algunas oportunidades nos enseñaste que estábamos hechos a imagen y semejanza tuya, dónde carajo dejamos, en qué rincón se nos extravió, en qué parte olvidamos ese don de la palabra, de la persuasión, ese mensaje de unidad y esa voluntad inquebrantable de luchar en todos los frentes, cada uno de nosotros, por una sociedad mejor.

Ayúdanos a entender Niño Jesús, la complejidad y el peligro de estos tiempos de la moderna dictadura; pero de manera especial, danos el coraje para organizarnos y no dejarnos penetrar por ella. Te pido que podamos construir absolutamente todos, la moderna sociedad democrática que nos merecemos. Posiblemente sea algo parecido a lo que soñaste como tu reino.


Luis Homes Jiménez
original

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS