Traidores del siglo XXI



¡Traidor!, ¡Traidor!, probablemente no haya insulto más usado por el régimen y sus seguidores que ese. Ha servido para sentenciar a todos los que han abandonado el llamado "proceso", a los que sin haber sido ni siquiera simpatizantes del mismo opinan diferente o los que simplemente son opositores. A estos últimos se les agrega el insulto de traición a la patria.

Sin embargo, los grandes traidores nacionales, justamente, están en y con la llamada revolución bolivariana.

Dentro de ella nos encontramos varios tipos. Por ejemplo, Arias Cárdenas, que es el tipo de traidor que yo denomino de medio pelo. Este tipo de traidor paga el alto precio de su indecisión, por ejemplo, el chavismo le pasa factura y desconfía de él, pues el cacareo de una gallina todavía enuncia la traición y retumba en los oídos de los chavistas más fanáticos, la oposición denigra de él, porque después de haber traicionado a Chávez, fue candidato de la oposición para, igualmente, traicionarla y pasarse de nuevo con gallina y todo al chavismo.

Una antigua cepa de traidor, pero, que ha mutado, se caracteriza porque carece totalmente de heroísmo, se trata del cobarde. Este es un traidor que ha perdido el sentido de la traición y anda a la caza de otros, que él imputa como traidores o conspiradores. Dentro de esta categoría podríamos mencionar a dos ex vicepresidentes de la república, a un diputado de una región muy importante del país, a otro diputado que según se comenta es constitucionalista, igualmente podemos hablar de otro diputado que traicionó los derechos humanos que decía defender y que es famoso por una larga lista de hombres y mujeres que son continuamente humillados.

El siglo XXI venezolano cuenta con un tipo de traidor importantísimo: el traidor histórico, que en nuestro caso presenta variantes significativas, pues a diferencia del tipo clásico, el traidor histórico nuestro es un hombre de retroceso, conspira contra la democracia, pretende ser fundador de un Estado que amenaza con desinstitucionalizar, reniega de las banderas de justicia y su traición ha sido rápida, violenta e hipócrita.

Para este traidor nada más certero que las palabras de una vieja camarada suya, Hebe Bonafini: "Los radicales siempre fueron traidores".



Énder Arenas Barrios /Sociólogo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS