Twitterademia




Un fantasma recorre todos los países del mundo y, por supuesto, el nuestro también...es el Twitter.

Justamente, el Presidente escribió su primer mensaje en él. Nada profundo: "¡Epa, que tal, salí en la medianoche…" eso fue todo.

Fue decepcionante para los que se trasnocharon esperando un mensaje profundo. Al contrario fue un mensaje pendejísimo, igualito al del muchacho que escribe todo el día: "¡Sorpresa!, acabo de salir del baño", "estoy almorzando", "voy al cine", "vengo del cine", "estoy conversando con Beto", "Beto está conversando conmigo". Con la cual los miles de venezolanos que esperaron hasta medianoche han pasado por una cuerda de pendejos, pues trasnocharse para semejante vaina no es cosa que se pueda llamar de otra manera.

Pero, no importa, no se sientan ofendidos, en tal caso, no se podía esperar más de alguien que escribía mientras veía La Hojilla y que en ese momento estaba gobernando. Casi todos sabemos que la profundidad de su pensamiento no puede ser expresado en 140 caracteres.

Pero bueno, se ha desatado una epidemia. Ya antes, Diosdado Cabello, había estimulado a todos los afectos al régimen que abrieran una cuenta en ese instrumento para evitar que los escuálidos lo monopolizaran.

Enseguida todos se inscribieron y el Presidente por supuesto no fue la excepción, su nombre de guerra es @chavezcandanga. Otros mandatarios estimulados por el mandatario venezolano lo han seguido, así tenemos a Fidel, quien, se anotó con el suyo y allí lo tenemos en el ciberespacio con su @yomechuleoacandanga.

Evo también, aunque reacio, por que el Twitter es un pájaro y como tal pudiera estar emparentado con los pollos a quien Evo teme como a la peste negra, ha abierto su cuenta y su nombre twittero es @yotambienmechuleoacandanga. Por supuesto no puede faltar Daniel Ortega, sólo que él aparece registrado con dos cuentas, una para conversar con el Alba para cuyos menesteres utiliza @queseriademisinofueraporcandanga y uno que utiliza para conversar con sus íntimos: @pedo_filoybeodo. Hay otros, que ya experimentan algunos giros interesantes, por ejemplo, el de Zelaya, tiene lamentos y reclamos: @mehandejadopelando. En Venezuela la cosa no es distinta, por ejemplo, el de Francisco Arias Cárdenas es muy simpático: @yoleteníaunagallinaacandanga o el de Aristóbulo: @fumateunalumpiacandanga. En verdad todos tienen su pajarito, ya esto es una epidemia.


Ender Arenas Barrios

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela