LA FISCAL GENERAL DEBE RENUNCIAR

DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz



El cargo de Fiscal General de la República es el más importante de todos los que integran el poder público, después del Presidente. Hay quienes le otorgan similar jerarquía y también quienes pensamos que por la naturaleza de las obligaciones que debe cumplir al frente del Ministerio Público, la responsabilidad por sus acciones y omisiones es la más grave y delicada de todas. Pensábamos que el Fiscal anterior, Isaías Rodríguez, había batido el record mundial de ineficiencia y desviaciones en el ejercicio del cargo, pero en muy corto lapso de tiempo la actual titular del despacho, Luisa Ortega Díaz, lo pulverizó estableciendo nuevas marcas difíciles de superar.

La Fiscal General tiene, entre muchas otras, la responsabilidad de velar por el cumplimiento estricto de la Constitución y las leyes, de la vigencia plena de los derechos y garantías de los ciudadanos, tiene además el monopolio de la acción penal y dentro de ellos, el respeto a los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos por la República. Por otra parte, también está obligada a garantizar la celeridad y buena marcha de la administración de justicia, el juicio previo y el debido proceso, como señala expresamente el ordinal 2 del artículo 285 de la Constitución Nacional. El ordenamiento jurídico le da el instrumental necesario y señala la organización pertinente para que pueda cumplir con su trabajo. Esto es bueno recordarlo porque jamás habíamos visto a la cabeza del Ministerio Público tan alejada de sus deberes y obligaciones y en sus cada vez más frecuentes declaraciones públicas, tantos disparates contrarios al derecho que juró sostener y defender, cumplir y hacer cumplir. Hasta el Código de Ética del Abogado ha sido vapuleado de manera sistemática en palabras y hechos. Todo lo que digo es comprobable.

En la oposición tenemos fija la atención en los presos políticos civiles y militares, en los exilados, los torturados, los perseguidos y quienes sufren, judicial o extrajudicialmente, el acoso de los esbirros del régimen a los que se ha integrado la señora en cuestión. Es justo y lógico que así sea. Esta causa se ha convertido e una de las más importantes razones para protestar y exigir el cambio de este régimen infame que ya casi nadie soporta.

Hay otra realidad tan dolorosa como la anterior. Se trata de los presos mal llamados comunes que tienen saturadas esos antros de perdición que son los centros de reclusión de Venezuela. Allí no hay derecho humano alguno que se respete, empezando por la vida y la honra. Corruptelas a discreción en las narices de un Ministerio Público definitivamente cómplice de cuanto denunciamos. Según el Observatorio Venezolano de Prisiones, van 3.664 reos asesinados y 11.401 heridos bajo Chávez. 23.457 presos, 14.461 (60%) procesados, 7.495 (34%) condenados y 1.501 (6%) trabajan en la calle y duermen en el penal. Estas injusticias claman al cielo. La Fiscal General debe renunciar. ¡Y el Presidente también!

oalvarezpaz@gmail.com
Lunes, 7 de septiembre de 2009
Recibido por correo electrónico

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela