DiscoveryChávez





Cuentos aborígenes, noveles investigadores, historias salvajes, desafíos sin límites, mentes creativas, episodios sorprendentes, personajes famosos, biografías ocultas, reportajes bélicos, reseñas pacifistas, documentales interpretativos sobre salud, cultura, arte, contextos sociales, la realidad económica y su influencia decisiva en el mundo globalizado, y en especial, mitos y verdades sobre el acontecer ambiental, estarán peligrosamente supeditados a la retórica del lenguaje excesivo del mandatario venezolano al correr el riesgo dramático de conectarse indefinidamente en cadena nacional, transformando también el espacio mágico e irreverente de la televisión por cable en un infame DiscoveryChávez.

Los avatares que atraviesa Venezuela en materia comunicacional llevan inevitablemente a la reflexión, sobre sus implicaciones degradantes relacionadas con la libertad de expresión, principio básico para avanzar en democracia. No fue suficiente cerrar inconstitucionalmente Radio Caracas Televisión, uno de los canales con más arraigo popular, sino que Globovisión por poner al descubierto en la verdadera voz del pueblo la ineficacia del actual régimen también está a punto de colocarle un cerrojo informativo. El Estado desea controlar todo, habla de pluralizar el espacio radioeléctrico para justamente monopolizarlo. Ahora pretenden ejecutar el abuso más desmedido de encadenar obligatoriamente la extensa red de televisoras internacionales a un discurso de siete horas que sólo proyecta personalismos e intimida y aterroriza a medios y ciudadanos.

En la Sociedad Interamericana de Prensa SIP, existe mucha preocupación por la ola de sentimientos antimediáticos expandidos en el país, donde la falta de seguridad jurídica amenaza el libre ejercicio del periodismo, censurando y coaccionando la diversidad de opiniones e informaciones. Un proyecto dictatorial, sostiene Alberto Barrera Tyszka, columnista del diario El Nacional, no entiende de diversidad de mensajes, no los tolera. Mi preocupación, aun es mayor ante el peligro de quedarme en silencio sepulcral, como periodista soy sospechosa al conspirar con criterios diferentes y al implantar el interminable DiscoveryPresidencial, donde conseguiré datos y referencias científicas para argumentar mis artículos de opinión socioambientales. No es fácil.


Eliana Pineda/Periodista
ver original aqui

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela