¡HASTA CUÁNDO ZOZOBRA!



Rescatemos la tolerancia, el respeto, el diálogo y la paz

Tolerancia, respeto, discusión, diálogo, pluralidad, paz, tranquilidad, sosiego y confianza. Estas son parte de las muchas palabras que han desparecido en Venezuela en medio del clima de crispación general que estamos viviendo. No vamos a achacar las culpas en especial a ninguno de los sectores en pugna. Es momento de reflexión.

Es un momento para detenernos y pensar ¿Todos somos culpables? Si. Cada quién tiene su cuota de responsabilidad en este conflicto que parece sin retorno.

Construyamos juntos el retorno a esa Venezuela de paz, tolerancia y respeto que pasó a la historia. Ya ni recordamos el momento de la ruptura definitiva entre lo que éramos y lo que somos.

De nuevo en INFORME lanzamos el alerta. Estamos al borde de una quiebra general del país. Nadie gana con eso. Pocos aspiran el colapso final que nos conduzca casi a una guerra civil. Todos soñamos en vivir en un país con menos tensión.

Lamentablemente ese estado general de paz y diálogo está muy lejano. Sólo si todos actuamos de forma mesurada y coherente, podemos construir los escenarios en los cuales cada quién diga lo que tiene que decir, se discuta lo que se tenga que discutir y se construya un consenso que permita rescatar la democracia y solucionar los problemas de todos los venezolanos.

Esto que estamos viviendo en Venezuela no es vida. Por un lado hay un Gobierno que para nada es tolerante a la crítica y frente a quienes piensan distinto ¿Qué hay de malo en escuchar? ¿Qué hay de peligroso en discutir? ¿Para qué enfrascarse en imponer un modelo político que rechaza más de la mitad del país?

Desde INFORME reiteramos nuestro llamamiento al Gobierno nacional. El socialismo es la marca de muchos partidos y gobernantes en el mundo que gobiernan basados en criterios modernos de izquierda; pero no quieren perpetuarse en el poder y legalizar sus creencias como las únicas con rango constitucional.

El Gobierno tiene que comprender que si más de la mitad de Venezuela rechaza el socialismo, se les hará imposible imponerlo. Muchos en el Chavismo saben que es así, pero no se atreven a recomendar otro camino. Señor Presidente entienda que el camino que lleva es errado y debe sentarse con todos los actores sociales, políticos y económicos sin importar sus ideas o colores.

Lo mejor que le puede ocurrir al Gobierno es que se abra a la crítica, a la discusión y a la sana negociación. Por eso el camino adecuado es que en las elecciones parlamentarias la oposición asuma un buen porcentaje del parlamento y éste se reencuentre con el debate sano.

El Gobierno si de verdad cree que tiene la razón y considera a la democracia como el mejor sistema político, debe ampliar su visión y aceptar que hay una oposición política que merece ser parte de un consenso, que hay una disidencia ciudadana que merece respeto y que la escuchen. El presidente Hugo Chávez debe liderar el gran viraje de su proceso revolucionario y eso pasa por abandonar el sectarismo y la exclusión.

La oposición tiene también su cuota de responsabilidad. Hay un sector de esa disidencia política que anhela incendiar al país y que Chávez se queme en esa hoguera. El objetivo no es sólo salir del Presidente, sino construir una oferta de país que le brinde soluciones a los principales problemas de los ciudadanos.

El país requiere de una oposición fuerte que esté dispuesta a ceder en algunas de sus ideas, porque de la sumatoria de las ideas de todos, se edifica el consenso que tanto necesita Venezuela para acabar con la pobreza, la inseguridad, el racionamiento eléctrico y tantas otras dificultades que no están siendo atendidas como se debe.

El otro actor del reparto es la ciudadanía. Esa que reclama sus derechos, esos que se visten de rojo y aquellos que no creen en nada, ni en nadie. Todos hacen falta. La sumatoria de esfuerzos permitirá superar la crisis sin necesidad de exterminar al enemigo.

A todos nuestros lectores antes de descalificar este exhorto a la reconciliación, por favor medite por unos segundos, vea a su alrededor, mida la tensión con la que vive y luego decida si estamos en lo cierto o si estamos equivocados.

Nadie quiere que en Venezuela se produzca la quiebra general. Todos perdemos con una especie de guerra civil del siglo XXI. El país está cansado de tanta zozobra. Paremos esta locura que ya cumple casi once años. Que cada quién asuma su rol en la recuperación de las palabras tolerancia, respeto, discusión, diálogo, pluralidad, paz, tranquilidad, sosiego y confianza


Cortesia del Semanario Informe

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS