De eso no se habla



En las barriadas populares, donde vive el 80 por ciento del soberano, cada día que sale el sol es un nuevo reto para la sobrevivencia. Usted dirá amigo lector, que esta afirmación no es nada nuevo, y lamentablemente es así. Pero también es cierto, que la delincuencia goza de una impunidad como nunca antes, que la justicia no llega y por ello, la gente se siente terriblemente agobiada, desesperanzada y atrapada por el hampa que se ha hecho dueña de nuestras calles, barriadas, urbanizaciones y…destino.

Sin temor a equivocarme, las zonas más humildes del país son las mayormente castigadas por los transgresores. Quienes allí habitan sienten miedo, pavor diría yo, de hablar de la inseguridad. Es más, prefieren hablar de la falta de agua, de los cortes constantes de luz, de la inexistente recolección de basura, antes que mencionar los apodos de los azotes de barrio, de las bandas que se disputan esos territorios repletos de escasez, especulación, hedor por el flujo de aguas negras, drogas, armas, entre muchas otras calamidades. “Las armas…aquí cualquiera tiene una ametralladora… hasta bazucas. Si hay fiesta, que es sinónimo de droga y alcohol, hay que dormir en el suelo para protegernos de las balas”.

Y es que allí, el Estado y sus instituciones no existen. El gobierno es detentado por los jefes de bandas, quienes ejercen su ley… la ley de la amenaza, el silencio, o “te mato”.

Cuando en esas zonas hay un enfrentamiento, nadie sabe nada, nadie vio nada y si sabe o vio… de eso no se habla.

Todos saben quiénes son, conocen quiénes detentan la industria de la droga, y corrupción. Comentan cómo efectivos militares dominan el transporte de bebidas alcohólicas hacia los depósitos construidos en las partes altas de nuestros barrios. “El jefe (de la o las bandas) y los militares son socios…unos pasan una vaina y los otros venden droga”. Eso es lo que nos cuenta el pueblo que solo observa sin ser visto… y calla, asqueado. “Son la misma vaina -dicen- estamos indefensos”. Afirmaciones acompañadas de una enorme resignación y miedo. Eso es lo que hay “de eso no se habla, porque me pueden matar”.

Cuba, Venezuela y Pdvsa demandada por médicos cubanos

La demanda ha sido introducida ante un tribunal del estado de Florida en Estados Unidos el pasado viernes 19 de febrero, “por conspiración para obligar a un grupo de galenos a realizar trabajos forzados” es decir, una especie de esclavitud moderna. Existe ya jurisprudencia en este sentido, ya que en el 2006 una demanda parecida fue introducida por unos cubanos quienes fueron obligados a trabajar en condiciones inhumanas en una compañía de astilleros en las Bahamas. La demanda fue ganada por los cubanos y los astilleros obligados a pagar 80 millones de dólares por violación a los Derechos Humanos. Ya se comenta que un grupo numeroso de médicos de Barrio Adentro piensa sumarse a la demanda introducida. ¿El presidente Chávez está en cuenta que a él y a su revolución se le comienza a ver como promotores de la esclavitud moderna? Que malo que la Venezuela socialista sea noticia por algo tan terrible como la explotación del ser humano.

Nitu Pérez
cortesia de Venezuelanoticia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS