CON LA MISMA VARA QUE MIDAS...




Hace dos semanas, los tribunales del Perú condenaron al expresidente Fujimori a 25 años de prisión por ser el jefe del gobierno responsable de la muerte de 29 personas. Había sido extraditado de Chile donde se encontraba de visita.

Por su parte, la Justicia española, respondiendo también a denuncias introducidas por perseguidos y víctimas políticas había actuado en el pasado contra los gobiernos derechistas de Argentina, Guatemala y Chile. El caso más famoso fue el arresto del exmandatario Pinochet en Londres, donde había viajado para someterse a una cirugía. Según Amnistía Internacional, la política del dictador fue responsable, de poco más de 2.000 muertes.

Los mismos tribunales españoles habían recibido la denuncia de los crímenes cometidos por Fidel quien desde la llegada al poder comenzó su ola de homicidios. El llamado Código Penal Socialista, que contiene una treintena de parágrafos que contemplan la pena de muerte es aún utilizado para liquidar opositores. “Los investigadores cuentan con más de 5 mil fusilados por motivos exclusivamente políticos (del total de 19 mil). Acorde a las normativas cubanas, cada pena de muerte es aprobada por el Consejo de Estado, el cual es dirigido nada menos que por Fidel en persona.

¿Qué hizo el tribunal español ante la evidencia contra este asesino que dejó en pañales a Pinochet y Fujimori? Alegar que no se podía juzgar a un presidente en ejercicio. Pero esta prebenda se perdió tras la renuncia de Fidel, y abrió la posibilidad de juzgarlo si sale del país. Por eso el fósil viviente no viaja. Por esa misma razón, nuestro totalitario dictador, quien es responsable absoluto de las muertes del frustrado golpe y de todas las violaciones que ocurren en el país, no puede darse el lujo de dejar la presidencia so pena de ser juzgado por crímenes a la Humanidad. Que oiga quien tiene oídos…



Ernesto García Mac Gregor garciamacgregor@gmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela