De la cochinada



Nunca antes una palabra ha sido más exacta para dar cuenta de las múltiples acciones que suelen sucederse en estos días. Por ejemplo, cochinada puede ser traducida para referirnos a una acción que consideremos sucia: "Rafael, no debes hacer cochinada con la comida", también puede ser utilizada para referirnos a una acción indecorosa: "Qué molleja, Rafael, que cantidad de cochinadas y negocios cochinos han hecho ustedes. Con la comida podrida", también pudiera decirse que con la palabra cochinada remitimos a una acción que perjudica a otros: "Carajo, Rafael, con la cochinada de la comida podrida a quienes han jodido de verdad es a los más pobres". Puede, también, que cochinada se use para que señalemos a algunos gerentes de cierta empresa pública que pretenden tratar a los demás, es decir, al pueblo, al que dicen amar tanto, como cochinos: "Dios mío, Rafael, cómo permites que tus gerentes de PDVAL justifiquen esa cochinada tratando al pueblo como cochinos".

A mí no me causa ningún asombro, que a estas alturas, las cochinadas sean una referencia de primer orden en nuestra manera de encarar la vida a diario, de una manera u otra las cochinadas y los cochinos siempre han estado con nosotros, inclusive alguna vez tuvimos una junta de gobierno que estuvo conformada por tres militares que fueron bautizados como "los tres cochinitos".

Hoy pienso que cochinada es una palabra clave para entender el país, con ella, podemos dar cuenta de la ineficacia, de los disimiles hechos de corrupción que pululan en la administración pública, de las barbaridades que se cometen a diario, por ejemplo, la jueza que va presa por mandato exclusivo de un poder ajeno al judicial, y hasta nos sirve, quien lo diría, como recién ha dicho la conferencia episcopal, para dar cuenta del pecado que significa dejar podrir ciento de miles de toneladas de alimentos.

Así que hoy reivindico la palabra cochinada que puede ser una de las palabras más cochinas que existe en nuestra lengua, sólo comparable a marranada, pero como nos sirve para hacer una descripción de país, si hasta, los gobernantes actuales, que se iniciaron en el Gobierno, flaquitos, flaquitos, al pasar 11 años en el Gobierno presentan hoy una fisonomía bastante cerca al conocido animal que suele hacer cochinadas.


Énder Arenas Barrios

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS