Ley del Fraude al Trabajador

Cuando analizamos la forma inquisitiva en que se elaboran las leyes en Venezuela, no podemos esperar que los instrumentos jurídicos reivindiquen los derechos del ciudadano de a pie, por el contrario el Estado “El Gran Patrono” legislará de forma despiadada humillando y lanzando zarpazos opresores a la clase que más lo necesita.

Este gobierno dice ser participativo y protagónico, y ciertamente lo es, cualquier improvisación se la participan al pueblo pero después que la decretan, aunque este último salga “jodido”; precisamente es lo que está ocurriendo con la fulana Ley del Trabajo, que obviamente la titularan “Ley del Poder Popular para los trabajadores y trabajadores socialistas, forjadores de la Patria anti-talanquera”, o una vaina así, pero no es más que un instrumento maquiavélico en perjuicio de la clase obrera.

En víspera de la novísima Ley inconsulta, el Presidente decreta el aumento del salario mínimo, algo que ha hecho sin discutirlo con nadie durante los últimos 5 años, y no es que el monto del incremento sea malo, pero se vuelve insignificante respecto a la inclemente inflación, ya que esta constituye el impuesto más grande que pagan los trabajadores, fíjense, solo por tomar ejemplos en el 2007 aumentan un 25% fraccionado y la inflación fue de un 28%; 2008 30% de aumento y la inflación mas de 33%; 2009 un 22% de incremento salarial y 25 % de inflación; 2010 25 % de aumento y la inflación fue igual; 2011 25 % de aumento por decreto y la inflación 27, 65% y en este 2012 32% de aumento al salario mínimo y la inflación se perfila por encima del 35%, y eso sin contar el ya desmejorado poder adquisitivo del salario, entonces cual es el aumento? Que capacidad tienen nuestros trabajadores de elevar su nivel de calidad de vida?, ya que ni siquiera puedan completar para cubrir su canasta básica, esto no es un aumento, es una compensación rezagada además.

Estos anuncios tienen que venir acompañados de políticas concertadas para el aumento en la producción nacional, amarrarse con una política de fomento de empleos, sino, tienden al fracaso. Y como éramos cinco y pario la abuela el Presidente de la República, Hugo Chávez, anunció un cambio fundamental en la legislación laboral al precisar que la reforma a la Ley del Trabajo contempla que el dinero de las prestaciones sociales de todos los trabajadores, tanto públicos como privados, será depositado en un fondo que administrará el Gobierno, que voluntad, ustedes se imaginan al “máximo líder” canjeando las prestaciones de los venezolanos por chatarra de guerra Rusa o Vietnamita?. Levantemos nuestra voz de protesta.

Pena ajena dio el “dirigente” obrero Will Rangel de La Central Bolivariana de Trabajadores, quien de la forma más adulante y sumisa celebró que el gobierno maneje las prestaciones sociales, que eso les da seguridad, no sabemos en qué país vive este señor, en Venezuela con la actual legislación es una odisea cobrar las prestaciones, aquí se muere la gente esperando por más de 10 años para cobrar sus centavos que según la Constitución son de exigibilidad inmediata, que dejara que ahora le den viso de legalidad para que el gobierno les pague cuando les venga en gana; o a quien les venga en gana según sus listas negras, sera más fácil pegar un Kino que cobrar tu finiquito laboral.

Gracias a Dios existe un 07 de octubre donde los venezolanos tendremos la gran oportunidad de ponerle un “parao” a tanta improvisación.

Las prestaciones en Venezuela no se usan para viajar, o para que las gente que con el sudor de su frente se sacrificó durante largos años, compre una mejor vivienda o un vehículo ultimo modelo, aquí las prestaciones se les van a los trabajadores entre tanta alcabala que debe pasar su expediente de un lado a otro y en comprar medicamentos para sanar las enfermedades producto por las calenteras de tanto tramite burocrático, respecto a este tema tan álgido el gobierno lo que tiene que hacer es cumplir la Constitución y punto, donde está claramente escrito que las prestaciones son de exigibilidad inmediata, para los gastos de inversión, viviendas, etc., Venezuela tiene un chorro de petróleo gigantesco que no amerita de mas sacrificio de la clase trabajadora.

















Emilio Guzmán Rojas










x

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS