La majestad presidencial




Era un tema económico que pensaba escribir esta semana, pero las ofensas proferidas al cardenal Jorge Urosa Sabino han aturdido mi conciencia.

Desde hace tiempo nuestra majestad presidencial viene rodando por los suelos. Quien ostenta la primera magistratura de la nación no tiene otra forma de dirigirse a los que en una u otra forma expresan opiniones distintas a las del Gobierno, que insultando y descalificando.

No concibe la existencia de oponentes, su personalidad con características de megalomanía, mesianismo y narcisismo, no le permiten la tolerancia. Se considera el pueblo mismo y un heredero del espíritu de Bolívar, en consecuencia infalible por encima del bien y del mal. Se considera con derecho a descalificar con epítetos soeces a todos los disidentes (moscas, escuálidos, pitiyanquis, vendepatrias, etcétera), ya no halla más calificativos para ofender no solamente a los adversarios internos, sino también a presidentes de otras naciones, lo cual agrava la majestad de nuestra primera magistratura.

Narciso no tolera la menor crítica, todos los disidentes somos indignos. Al cardenal Urosa lo llamó indigno y troglodita, por supuesto que el máximo representante de la jerarquía eclesiástica no se colocó en su lugar para proferir improperios al Presidente de la República, lo cual es digno de todo ciudadano decente.

Troglodita, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española significa que habita en cavernas, persona bárbara y cruel. Está escupiendo para arriba, precisamente quien nos pretende llevar a un sistema económico, político y social anacrónico, que ha demostrado con creces que es ineficaz, ineficiente y represivo, o es que acaso no basta que la mayoría de esos regímenes fueron derribados por sus propios pueblos, no precisamente por eficientes y democráticos.

Se molesta el señor Chávez cuando tildan de comunista a su gobierno, pero si él mismo ha delatado sus intenciones en su prédica y el rumbo comunista con las leyes que rechazó el pueblo en el referendo de 2007, pero las está aprobando de facto con golpes constitucionales a la Carta Magna (ley de Tierras, Consejo Federal de Gobierno, Ley de Comunas, Economía Comunal, etcétera).

También viene repitiendo como un loro que Cuba y Venezuela se parecen cada vez más, de ñapa se declaró marxista, alabando al mismo tiempo a Lenin y Mao, es decir Marxista- Leninista- pensamiento Mao, corriente ideológica que estuvo en boga en la China comunista, hoy ni la mencionan, pasó a las cavernas de los dogmas.


Rafael Piña Pérez

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela