Sin carro y sin casa


El extraordinario humorista Fernando Soto Rojas, es también presidente de la Asamblea Nacional, ha hecho gala del más fino humor. Hagamos memoria: Si el Presidente tuviera cáncer, nos dijo con su voz aguardentosa, yo fuera el primero en saberlo. Así, que le notifico a Soto Rojas, que el Presidente padeció, y es posible que todavía padezca, de un desorden celular que los médicos llaman cáncer. Todavía nos estamos meando de la risa por la afirmación de Soto Rojas.

El segundo momento pudiéramos definirlo como humor culinario: Soto Rojas, recordándonos que deberíamos hacer sacrificios sobrehumanos en torno a la revolución imitó a Claudio Nazoa y nos dijo: ¡Comaaan saardinas!, solo que él nos pidió que lo acompañáramos con ñame. Para los que asuman este consejo de Soto Rojas varios trucos para eliminar el olor de la sardina, que a fin de cuentas es lo que molesta y no tanto el maridaje con el ñame: una vez, que se las haya comido, usted, que antes ha comprado una cervecitas para pasar esos manjares, derrame un poco del preciado líquido lupuloso, sobre sus manos o dedos, deje que se seque y ¡zas! adiós al olor. Les aseguro que es mucho más eficaz que el limón.

El tercer momento de humor del bueno fue lo dicho hace apenas tres o cuatro días: el presidente Chávez saldrá sin carro y sin casa de Miraflores. Esto sí es verdad que nos ha hecho hacer pupú de la risa, en primer lugar, todos sabemos que el Presidente es propietario de un escarabajo rojo, obsequiado por el hoy odiado Raúl Isaías Baduel, claro no es un carro muy lujoso aunque cuenta con rines de magnesio, cauchos anchos, tapicería de fina piel, motor de mil 600 cc, aparato de sonido con MP4 que contiene todos los éxitos de Cristóbal Jiménez y un disco de rancheras que algún jalabola le grabó al mismo Presidente, así, que lo del carro no es cierto del todo y lo de la casa tampoco es muy cierto, pues ya sabemos que en su estado natal su familia se ha hecho de una buena casa, de verdad es un caserón y por lo menos después de lo que este hombre ha hecho por su familia nos imaginamos que le darán un cuartico.

Pero digamos que Soto Rojas tiene razón entonces tenemos que llegar a la conclusión que nuestro primer mandatario es muy descuidado porque hasta yo puedo decir que lo único que tengo es un carrito y una casita y lo que gano es un sueldo de profesor universitario, ¡carajo!




- Ender Arenas Barrios 
 Sociólogo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela