Los nacimientos

En estos días se vuelve manía por averiguar los misterios que acompañan al nacimiento de grandes hombres y también de aquellos pequeños hombres que se autoproclaman grandes más por los estropicios provocados por sus acciones que por sus grandezas. Así por ejemplo, los coreanos dicen que el nacimiento de su amado líder, Kim Jong Il, fue anunciado porque del cielo emergieron dos arcoíris y una brillante estrella.

Esto es una pequeña historia de aquel que nació en un pequeño país y que se ha erigido en el Mesías que el pueblo estaba esperando.

El día en que nació, un 28 de julio, ya anunciaba la futura grandeza que lo esperaba, pues tal fecha ha sido prolífica en grandes acontecimientos históricos, por ejemplo: 

1590, en el Virreinato del Perú, el gobernador de Santa Cruz,  Lorenzo Suárez  de Figueroa nombra a Gonzalo Soliz de  Holguín su teniente general y justicia mayor de la Gobernación quien jugó un papel fundamental en la traslación de San Lorenzo a Cotoca, cuestión de suma importancia, aunque hasta ahora no he encontrado a nadie que me diga el porqué de esa importancia.

Otro hecho de gran significación se registró en 1784 en Oporto, Portugal, allí ocurrió un hecho impresionante: se abre al culto la iglesia de los Clérigos, sin estar completamente acabada y para no hacer una lista interminable de grandes hechos terminaremos con uno de gran significación, un 28 de julio de 1938 nace el entrenador de futbol Luis Aragonés.

Como ustedes pueden ver esos acontecimientos sólo podían anunciar el nacimiento del este sí, amado líder.

La historia de los grandes está llena de caminos laberínticos que no pocas veces se cruzan y se superponen, por ejemplo, sabemos que José y su embarazada mujer María se trasladaron de Galilea a Belén de Judea. Aquí, nuestra pareja primigenia, un maestro de escuela y su embarazada mujer, se traslada de la región del Espinito, hasta una región plana conocida como Sabaneta, igual que el más grande, el líder de estos tiempos también fue circuncidado, ambos hablaban en parábolas, solo que el de aquí nadie le parabolas.

Pero bueno hay algunas pequeñas diferencias mientras Jesús, que así se llamó el más grande, repartió pan de pita para todo el mundo, el líder de este pequeño país no ha podido hacerlo pues no hay harina, ni levadura y agua tampoco hay.





Ender Arenas / Sociólogo



x

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS