Bolívar no murió de tuberculosis

Bolívar no murió de tuberculosis
El Padre de la Patria, Simón Bolívar, no murió de tuberculosis como nos lo enseñaron desde chiquitos en la escuela. El Libertador de América falleció por "un desequilibrio hidroelectrolítico".

El histórico enigma que rodeó la muerte de Simón Bolívar fue presuntamente resuelto por la Unidad Criminalística del Ministerio Público, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) y el Instituto de Estudios Avanzados (Idea). "Ya sabemos que El Libertador no padeció de tuberculosis", reveló uno de los expertos que participó en los estudios, echando por tierra ese diagnóstico que data desde 1830, año cuando el héroe patrio falleció en Colombia, un 17 de diciembre. "Murió de un desequilibrio hidroelectrolítico", añadió la fuente usando un lenguaje científico que luego explicó con menos rigurosidad técnica.

 
Los restos de Simón Bolívar fueron exhumados el 15 de julio de 2010 por mandato del Tribunal 19º de Control de Caracas. Éste a su vez recibió la solicitud del Ministerio Público, órgano integrante de la Comisión Presidencial designada en marzo de 2008,  a la cual el Jefe de Estado le encargó la misión de indagar si esos son verdaderamente los restos del Padre de la Patria y su causa de muerte. 

Tremenda "lavativa". A las 7 am de ese jueves 15 de julio comenzó la exhumación en presencia del vicepresidente Elías Jaua; la fiscal general, Luisa Ortega Díaz; el ministro de Interiores, Tareck El Aissami, otras autoridades y un equipo de 20 científicos. De allí se extrajeron muestras que fueron llevadas a la Unidad Criminalística de la Fiscalía, al Ivic y al Idea. Tras meses de estudio, el equipo descubrió que las llamadas dietas de las lavativas, aplicadas al Libertador por su médico de cabecera, Próspero Reverend, le produjo un desequilibrio hidroelectrolítico y  de allí la muerte. 


Esta dieta de las lavativas era para atacar una infección que Bolívar tenía en el colon, revela el estudio aún no confirmado de manera oficial. Las lavativas consistían en un lavado rectal cuatro veces al día. "Lo que hoy llamamos edemas", aclaró la fuente. 


Esta dieta, aunado a la poca alimentación del Libertador ("le daban jalea de grosella") y su situación anímica, lo sumergió en una depresión tal que fue  caldo de cultivo para el llamado desequilibrio hidroelectrolítico, explicó el experto. "Ese desequilibrio se produce cuando existen pérdidas elevadas de agua, sodio, bicarbonato y potasio a través del intestino", completó la fuente.


Los restos son del Libertador. Pero además de ubicar la eventual causa de muerte, el equipo de expertos determinó que los restos depositados en el Panteón Nacional se corresponden a Simón Bolívar; de hecho "allí descubrimos que su origen no era totalmente europeo", dijo el informante. 


El punto de comparación fueron las muestras extraídas a los cuerpos de sus hermanas, María Antonia y Juana, que  fueron exhumadas de la Catedral de Caracas. 


La fuente consultada explicó que los estudios genéticos hechos al Libertador se basaron principalmente en su dentadura, debido a que el esqueleto fue barnizado, desnaturalizándose así el ADN. Recordó que cuando hubo la tercera exhumación de Bolívar, en Colombia, el doctor José María Vargas le barnizó todos los huesos, los unió con hilos de plata, en la mandíbula le puso un resorte y en la región parietal una bisagra. 169 años después el esqueleto fue encontrado tal como lo acomodó Vargas y fue exhibido en cadena nacional el pasado 16 de julio de 2010.   



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela