Conceptos (parte II)

Marxismo y religión: Son incompatibles entre sí hasta lo indecible, puesto que los comunistas son ateos. La dialéctica materialista e histórica del marxismo-leninismo se contrapone a la idea de los valores del ser espiritual y sus derechos naturales que le son inherentes desde el nacimiento. Al no creer en Dios y los valores universales del ser, soslayan la moral y para nada  consideran que la política debe estar siempre supeditada a la ética. Para los regímenes totalitaristas, el fin justifica los medios, aunque éstos -los medios que utilizan- sean amorales y carentes de escrúpulos.

Totalitarismo: Ignacio Molina, en su obra Conceptos fundamentales de ciencia política (Alianza Editorial, S.A Madrid 1998), señala: “Es un régimen político en el que un partido único de masas, dirigido por un líder normalmente carismático, aspira al control y la dirección total de la vida de un Estado. En ese propósito, el poder se sustenta en una fuerte manipulación ideológica, mientras que la desobediencia es reprimida por la política, y en última instancia, por el ejército”.El término totalitarismo fue acuñado por Mussolini y su Estado totalitario fascista, y del mismo hay una variante, la marxista, pero con una expresión cínica e hipócrita que denominan democracia popular.

La democracia como sistema es antagónica a la concentración del poder totalitario en manos de un solo individuo, que es característico de las  dictaduras. En los regímenes totalitarios se pretende la politización de todo en la vida del país y la cotidianidad, aboliéndose definitivamente a la sociedad civil y el pluralismo. En el totalitarismo el Estado, en ese caso encarnado por el autócrata dictador, es dueño absoluto de todo, incluyendo la voluntad de los gobernados. Es el supremo rector de todos los ámbitos y los aspectos vitales, y no puede existir, por lo tanto, al decir de Molina, “ningún otro poder ni principio superior que lo legitime y condicione".

La sociedad civil en Venezuela tiene que conocer en profundidad estos conceptos políticos para con ello comprender y familiarizarse con la naturaleza intrínseca del terrible enemigo ideológico carente de escrúpulos y de piedad que debe resistir. ¿Cómo se puede vencer en una batalla si no se conoce bien al enemigo? ¿Qué lógica cabe en entregar el alma al diablo comunista que esclaviza a los hombres?



Kaled Yorde/
/kaledyorde@hotmail.com

Comentarios

komodiemo dijo…
solo tonterias sos no todos los comunistas somos ateos , ademas no solo existe el cristianismo , informate de otras. para ser un creyente mata inocentes prefiero no creer y saber lo que veo y se

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS