La religión chavista


Muchos analistas y encuestólogos se preguntan del por qué aún es alto el apoyo que tiene el presidente Chávez entre las clases “D” y “E” (los de menos recursos). Siendo inocultable el descomunal fracaso del llamado Socialismo del Siglo XXI y el atraso en que Venezuela está sumida, amén al sinfín de problemas de toda índole y la pobreza e inseguridad que afecta inclusive a los simpatizantes del régimen, ¿cómo puede seguir teniendo el chavismo un apoyo del 20 al 22 por ciento del voto duro y el 15 ó 20 por ciento de votos blandos?

La respuesta es sencilla: Chávez se conecta emocionalmente con sus seguidores, convirtiendo su doctrina en una especie de religión. En otras palabras, el vínculo con sus seguidores es emocional a través de un hilo religioso, no espiritual, sino laico y materialista. Les hace ver que él es el salvador de los pobres, su libertador, el redentor de los desposeídos, una especie de cristo (en minúscula) que viene por la redención del pueblo. Con un aparato propagandístico al mejor estilo de Goebbles (nazismo), repite hasta la saciedad y machaconamente que los pobres solo pueden salir de su condición de merma si lo siguen. El vínculo religioso-emocional torna a sus seguidores en fanáticos ciegos que obran como hipnotizados, incapaces de discernir entre la verdad y la mentira, ni ver el fraude y el engaño sistemático en el discurso siempre repetitivo del caudillo. Tienen la mente absorbida, actuando como hipnotizados ante el palabrerío hueco,  tramposo y faláz “anti-imperialista, antinorteamericano y revolucionario”.

La religión fundada por Chávez es la misma de Perón, Fidel, Hitler y otros tiranos. Contiene dogmas, rituales, mitos  y misterios. El dogma es el adoctrinamiento acerca del Estado Comunal comunista; los rituales los ejecuta domingo a domingo en su programa “Aló Presidente”; y los misterios es la verdad que siempre esconde, sustituyéndola por mitos, leyendas y la ocultación del proyecto comunistoide cubano estalinista al país entero. Les habla de amor, cuando su corazón está lleno de odio, maldad y violencia. ¿Cómo desmontar ese perverso proyecto tan vil como fracasado? Alertando al pueblo para que abra los ojos y no se deje engañar, a la vez que creando conciencia sobre un proyecto de país de libertades, respeto e igualdad en materia de bienestar social.







Kaled Yorde / Abogado

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela