Chávez: conciencia inmoral

La conciencia moral, desde el punto de vista filosófico la podemos analizar desde varios puntos de vista: en uno de ellos concebimos a la conciencia moral como innata; se supone en este caso que, por el mero hecho de existir, todos los hombres poseen una conciencia moral, en un sentido análogo ha como se supone que poseen ciertos principios intelectuales. En otro caso, la concebimos como adquirida. Puede estimarse que se adquiere por educación de las potencias morales ínsitas en el hombre, o puede suponerse, más propiamente, que se adquiere en el curso de la historia, de la evolución natural, de las relaciones sociales, etcétera. Una consecuencia de esta teoría es la de que la conciencia moral no solamente puede surgir o puede no surgir en el hombre, sino también la de que su contenido depende a su vez de su acción natural, histórica y social.
 
En Chávez y en su cúpula política, por el simple hecho de su acción, no existe ni de forma innata ni adquirida, conciencia moral; al contrario, se construyó en los hombres del régimen una conciencia inmoral. La deshonestidad es la principal fuente de gestión y lo vemos con los manejos irregulares de los dineros públicos, donde la corrupción es generalizada a todos los niveles. 

Es tal el grado imperante de conciencia inmoral en el régimen, que todos defienden el “robo” que el propio Chávez hace de la propiedad privada, las relaciones con grupos delictivos, terroristas y que además son financistas de sus actividades político-partidistas; la violación permanente y grosera de la CNRBV para imponer una cultura ideológica totalmente contraria al respeto de las libertades ciudadanas y al pluralismo político.
 
Esta cofradía de hampones que conforman el régimen chavista y con la conciencia inmoral de su intelecto, están arruinando nuestro país. El chavismo en su existencia misma es negativo como unidad política y social; es difícil que un funcionario (pocas excepciones) de este régimen en cualquier instancia gubernamental donde se desenvuelva tenga, al dejar su cargo, un reconocimiento por su gestión. La conciencia inmoral chavista tendrá su final pronto, no lo dude. 

Marlon S Jiménez García

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela