Hablemos de los logros de la revolución

RUBÉN MONASTERIOS - Editorial TalCual Dominical
 
Misiones, inclusión, democracia protagónica, precios justos, cedula del buen vivir. Logros de la revolución. ¿Que entenderá el gobierno por "logros" cuando habla de logros? Los logros de un régimen político, lo pienso ahora, tienen lugar una vez que las personas acceden a un estado de bienestar que tiene atributos más o menos irreversibles. 
 
Un logro es bastante más que la institucionalización de un subsidio. Es un rasgo que tiene una consolidación institucional, expresada en la promoción y la mejora del recurso humano, cuyas bondades pasan a formar parte del circuito de hábitos culturales y patrimoniales de la población Si por tal cosa entendemos la palabra "logro" en este contexto, podríamos reconocer que, pese a la absoluta quiebra moral y económica del proyecto que aún enarbolan, los cubanos tienen algunos logros. Tienen un estamento médico capacitado, con un envidiable sistema preventivo; tienen una escuela de biotecnología que sigue siendo sobresaliente; tienen una tasa de mortalidad infantil comparable a la de Dinamarca y tienen varias generaciones de deportistas que, cuando no piden asilo político, consuelan el orgullo nacional de sus ciudadanos con sus proezas en juegos panamericanos y olímpicos.

No hablemos sólo de Cuba. Argentina, México y Brasil, sin andar hablando de revoluciones, pueden mostrar logros: sus industrias fabrican neveras, equipos agrícolas, motores, barcos, aviones, bicicletas y automóviles completos. Brasil, el gigante emergente de la zona, es hoy el primer productor regional de hierro, de acero, de aluminio, de materiales metalúrgicos pesados. Su moneda no se ha vuelto a devaluar jamás: tal cosa es un logro. Argentina tiene una poderosa industria agroalimentaria e índices de cobertura sanitaria y acceso a la educación superiores a los nuestros. No es necesario cavar muy hondo: en sus ciudades puede respirarse un índice de pobreza inferior, con unos registros de delincuencia absolutamente irrisorios si los comparamos con los de acá.

Chile presenta la mejor tasa de escolaridad y de acceso a internet de la región.

Prácticamente no hay un solo ámbito del desarrollo regional en el cual el neoliberal Chile de este momento no nos supere.

México, una de las primeras quince economías del planeta, tiene uno de los sistemas turísticos más poderosos del mundo y, en general, una producción industrial asombrosa, que por lo menos quintuplica a la nuestra. Costa Rica tiene setenta años de ejemplar democracia ininterrumpida, sin cuartelazos ni alzamientos. Eso es un logro. Colombia comienza a desplegar un interesante aparato exportador, que hace rato dejó atrás el nuestro.

Sus ciudades son ahora seguras: en Bogotá cualquiera puede visitar un parque a las diez de la noche. Sus índices de secuestros quedaron reducidos drásticamente.

Eso son logros. Podemos decir lo mismo del eternamente rezagado Perú, que ahora exhibe cotas impensadas de progreso.

Sus ciudadanos están justificadamente orgullosos por las aclamadas variantes de su gastronomía.

Es decir: a mí nadie me puede venir a vender que la creación de un supermercado estatal es un logro. Aunque venda barato. No es un logro crear un automercado, ni hacer ferias de comida en la avenida Bolívar, ni darle subsidios a señoras desempleadas. No son logros estructurados vender remedios o fomentar consultas odontológicas.

No quiero demeritar estas iniciativas, que, por el contrario, en algunos casos son completamente plausibles. Son aspectos fundamentales de la obra de gobierno, obras sociales cuya inspiración debe continuar, independientemente de que sean estas u otras las modalidades de cobertura. Pero no son logros: son subsidios.

Todavía más: ¿es Barrio Adentro un logro? ¿Es un logro tener un sistema de salud atendido por médicos extranjeros, especialistas en darle dos bofetadas y una pastilla a cualquier paciente y tener el consultorio cerrado por la tarde? Ahí hubo un avance: al menos hay un médico donde no lo había. Pero no hay logros: ese médico hace su trabajo mal y por la mitad.

La Misión Milagro es un programa que merece, en lo personal, todo mi reconocimiento. En rigor, sin embargo, se trata de una férula importada de Cuba, con tecnología extranjera, pagada con dinero petrolero. Un logro no es. La misma apreciación vale para el cacareado Satélite Simón Bolívar: todo el mundo sabe que aquella es una obra china: un obsequio propagandístico de los chinos pagado con petróleo a futuro.

El gobierno, además, disimula de forma artera sus falencias calibrando sus logros exclusivamente en el aspecto cuantitativo. Centenares de miles de personas sacadas del bachillerato a los tobazos, "promotores sociales" como remiendo al desempleo, bolsas de comida, neveras y lavadoras, presiones para el compromiso político. ¿Es un logro abrir una arepera socialista? Yo podría reconocer que el gobierno ha hecho un esfuerzo por ampliar la tasa de educación preescolar y superior, que ha hecho un gasto enorme, ­con resultados bastante discutibles, por cierto­ en materia de salud, y que, con sus programas y su movilización, ha podido mejorar la ingesta alimenticia, e incluso, las condiciones de vida, de la franja de la población más pobre del país. Es más: Vtelca y Venirauto pueden ser proyectos interesantes, pero es obvio que están en pañales.

Volvemos a lo mismo: esfuerzos masivos de carácter cuantitativo, paliativos que, por sí solos, no se están traduciendo en la meta que, como venezolanos, todos aspiramos mientras debatimos: el progreso. A Chávez ­y a Aristóbulo Istúriz, y a Héctor Navarro­ le encanta invocar el Índice de Desarrollo Humano que anualmente publica en PNUD como evidencia de los avances de su gobierno.

Pues bien: en la última medición, a Venezuela la sobrepasaban, no sólo Argentina, Brasil, México y Chile, sino también Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú.

Que alguien me diga si, luego de 12 años gobernando de manera sectaria y mezquina, con todos los poderes controlados y una renta petrolera que se ha multiplicado por siete, alguien puede estar orgulloso de eso.

Porque, a ver: ¿dónde está la Escuela de Gerencia Pública de la que habló ­mintiendo­ Alí Rodríguez a Enrique Krauze en su libro? ¿Dónde está el hallazgo científico, el reconocimiento internacional a alguna universidad? ¿Cuál es la empresa estatizada que puede ser presentada como un modelo del país que todos aspiramos? ¿Cómo está nuestro aparato industrial, nuestros índices agroalimentarios? ¿Hay alguna Empresa de Producción Social que ofrezca un balance alentador? ¿Cómo están las enfermedades endémicas? ¿Cuál es la suma de siglas de la que vale la pena acordarse? ¿Cómo están los dígitos del hampa, las cifras de las empresas de Guayana? Venezuela tenía en los años sesenta la mejor red de ambulatorios de América Latina, una poderosa moneda y un entramado industrial bastante aceptable, reconocido, incluso, por Fidel Castro en la entrevista que en 1992 le hiciera Tomás Borges. El país estaba a la vanguardia en obras de infraestructura: era, por ejemplo, la nación que generaba más energía en toda América Latina, con un envidiable Metro de Caracas y un sistema de Museos que era el más importante de la subregión.

Todo eso hoy, por lo demás, destruido por la incompetencia y la sinvergüenzura, el espíritu depredador de un grupo de personas que, por increíble que parezca, se siente orgullosa de lo que está haciendo.
 
 

Comentarios

Durbs dijo…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Durbs ha hecho un nuevo comentario en la entrada "Hablemos de los logros de la revolución":

Hables de los logros de Cordiplan...bajo la tutela de Teodoro............................................................Errrrr!!!!...Despues de haber maditado y pensado...lo siento pero no logro encuetar algo positivo para la Venezuela donde el Señor Petfuckoff, estuvo en en Ministerio....Ah!!!! si se me olvidaba.....La venta, destruccion y caida de Viasa, donde al unico que le pagaron sus prestaciones...fue a su hijo.....eso...en verdad es un logro
hola drug, te puse el comentario porque realmente creo en la libertad de expresion, lo que está arriba lo escribiste tu y luego lo borraste, te digo algo, si teodoro hubiese hecho lo que hizo ahorita tambien lo critico, yo critico que mucha gente tiene necesidades y aqui hay corrupcion y no hay investigacion, eso es lo unico que pido JUSTICIA

SALUDOS

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela