El niño rey


No hay gobierno de la seguridad posible, sino se piensa en las víctimas. No solo en las directas, sino en las llamadas "víctimas secundarias": la compañera, los hijos: lo que queda del desastre de la violencia. Percibimos el llanto, la tragedia, pero no se repara. 

El daño material y psíquico no se evalúa, no aparece en las memorias y cuentas, en el PIB. Ni hay asistencia o indemnizaciones para ellas. De esas víctimas secundarias, en especial los niños, quiero hablar hoy. Hablar de los que caen en medio de balaceras "ajenas"; de quienes hieren, "de paso", para matar a sus padres, o son secuestrados para convertir en dinero la angustia de sus progenitores. De los abusados, violados, maltratados. 

De los torturados como el niño de Guanare o la niña de Mérida o el bebé de Cabimas, o la niña de Machiques, en quien se ensañaron, madre, padrastro o abuela, una muestra apenas de lo que sucede en otras partes. Del niño que enmudeció a Chávez en cadena diciéndole que a su hermano lo mataron. De los niños de Venezuela que van a seudo centros de rehabilitación o duermen en las plazas. De los que trabajan cuando deben jugar o estudiar. 

Del 70 por ciento de nuestros niños que están fuera del sistema escolar. De la hija de Rocío San Miguel que amenazan de muerte porque su madre cuenta lo que el poder quiere ocultar. De los hijos de los rehenes. De los niños de La Piedrita uniformados ("¡por la CIA"!), bajo el mural de un Cristo armado, largamente tolerado por el Gobierno, junto a una efigie-homenaje a Tirofijo. De los niños que con los libros oficiales aprenderán que golpistas y guerrilleros asesinos son héroes; o que, en la Telesur que Venezuela financia, se llama cómplicemente "retenidos" a los secuestrados que la FARC arrastra encadenados por la selva.


Pedimos un país donde los autos se detengan cuando un niño atraviese; que frente a él las malas palabras se silencien; que lo eduquen para la paz; y que, al unísono Presidente y ciudadanos, con o sin Lopna (que mal sirven las leyes sin instituciones correctas) se inhiban de ensombrecer su futuro con su ejemplo violento. Un país donde el niño sea centro y punto de partida para el reinado de la risa.





Lolita Aniyar de Castro / 
Criminóloga





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS