Un extraño monólogo

El anciano que esporádicamente me visita se acercó y después de saludarme me dijo: "Debes saber que la vida es un extraño e inmenso salón de clases, donde todos, sin excepción alguna, son simultáneamente alumnos y maestros, porque todos los seres humanos tienen algo que enseñar a otros y mucho que aprender de los demás. Un sabio puede aprender de un analfabeta los secretos que la vida le ha enseñado. En realidad la sabiduría consiste en reconocer la propia ignorancia. Sócrates, uno de los hombres más sabios de la antigua Grecia, solía decir: 'Solo sé que no sé nada'. Te preguntarás, si era sabio, ¿por qué decía no saber? Te respondo: Sócrates sabía que sabía, pero por eso mismo sabía que lo que le faltaba por saber era mucho más de lo que ya sabía. Sus conocimientos eran pocos comparados con lo que ignoraba. Esto deberían deducirlo todos los humanos, especialmente los que gobiernan y los que enseñan.

Es raro el gobernante que llega al poder sabiendo gobernar. Por lo general, creen que gobernar es como nadar, que se aprende nadando".

Me miró fijamente y prosiguió: "La vida es una continua enseñanza. Trata de encontrarles explicación a todas sus experiencias. Crees no merecer las circunstancias que estás viviendo. No eres el único que así piensa. En realidad nadie se considera responsable por lo que ocurre hoy en día en el país, pero en verdad todos lo son. Unos por acción y otros por omisión. Unos por haber actuado mal y otros por tolerarlo sin protestar y, lo que es peor aún, por perdonarlo".

Volvió a guardar silencio, esta vez en forma más prolongada. Al cabo de un rato continuó: "Así como los políticos deben actuar conforme a una ética, también los ciudadanos deben elegir con criterios éticos. No basta con elegir, es necesario exigir un gobierno eficiente, eficaz y honesto. Debes recordar que los sabios de la antigua Grecia decían que el mejor país no era el que tenía mejores gobiernos, sino el que tenía los mejores ciudadanos. Ello es así porque buenos ciudadanos exigirán mejores gobiernos y no se conformarán con gestiones mediocres conducidas por hombres sin un sentido ético de la vida. La ignorancia y la ausencia de un sentido de la vida es lo que explica el drama colectivo que vive tu país. No pierdas la fe. Recuerda la frase que una vez te dijo un hombre que consagró su vida a Dios: 'Los pueblos, al igual que los hombres, tienen su providencia que vela por ellos'".

Quise hacerle una pregunta, pero desapareció misteriosamente. Aquí dejo escritas sus palabras.




 Por Fernando Chumaceiro /Exalcalde de Maracaibo /fchuma2009@live.com



x

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS