Triple salto mortal con tirabuzón

Definitivamente nuestro país es de comiquita. Más que el azar de la historia, pareciera que un guionista cósmico y cómico nos estuviera escribiendo. Es todo tan predecible, tan divertidamente predecible, que a veces el humor solo es crónica. Esta semana un exalcalde que era inicialmente oficialista y luego de haber "caído en las redes opositoras" acaba de volver al oficialismo, inmediatamente después de los resultados del 7 de octubre, declaró lo siguiente: "Este paso se llama: encuentro, desencuentro y reencuentro... Y no salto de talanquera como muchos lo dicen de manera peyorativa..." No me parece nada censurable que políticamente uno se revise, se rerevise y se re-contrarrevise. Eso denota un pensamiento ideológico en maduración.

Solo que uno lee la explicación del encuentro-desencuentro-reencuentro y es inevitable la carcajada, porque hay cosas que es como mejor no explicar. Como dice el dicho: "no aclares que oscureces".

Hay mejores argumentos que pueden esgrimirse para estos malabarismos de la convicción, solo que a nuestros dirigentes les falta asesoría. Qué tal este, por ejemplo: "compatriotas: en las jornadas `brain in motion’ , celebradas en San Sebastián, España, la psicóloga Jerry Edwards acaba de decir que `Los cambios constantes mantienen el cerebro en forma’, dicho lo cual, he decidido volver al oficialismo, luego de militar en la oposición, no por ningún interés particular, sino para prevenir mi envejecimiento cerebral... Necesitaba un cambio de rutina... He dicho".

Por otro lado, el "salto de talanquera" no tiene que tener ninguna connotación despectiva. Todos lo practicamos, mucho más de lo que creemos. Uno vive en cambio permanente. Hasta hace unas semanas, por ejemplo, estábamos convencidos de que ganaríamos las elecciones y ahora tenemos la certeza de que votar es inútil. Cómo no vamos a saltar de talanquera si el país que amanece y el de la noche son completamente diferentes. De repente un solazo, a la media hora un palo de agua cerrado... Un lago se desborda, mientras un puente sobre él se cae... Un pran desde la "protección y seguridad" de la cárcel maneja el delito de la ciudad... Tu gobierno es tu principal amenaza... Hoy eres limpio; mañana, con un par de negocios con el Estado, eres multimillonario... ¿cómo no se va a saltar la talanquera, si el país todo es una carrera de obstáculos con talanqueras múltiples? Lo más cómico es que existe en Venezuela una llamada "ley antitalanquera" (¡una "ley antitalanquera" en Talanquerápolis!, ja, ja, ja, ¡es como mucho!... Aquí nos podemos morir de cualquier cosa, pero de aburrimiento nunca).

Seguramente veremos muchos saltos más próximamente, pero pocos con la espectacularidad de este. Es que lo ve el "Cirque du Soleil" y lo contrata de una. De todas maneras, por favor, no lo intenten en casa, es sólo para profesionales, porque como dicen los portugueses: "quem brinca com o fogo vai para a queima". 


 Laureano Márquez
Tal Cual


 ND

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela