HABEMUS FALSUM



Una de las más conocidas frases, en latín, del ritual católico es “Habemus Papam” (Tenemos Papa) que la dice un Cardenal desde el balcón de la plaza del Vaticano como anuncio de un nuevo sucesor del Apóstol Pedro quién, desde ese día, dirigirá la Iglesia hasta su muerte.
En Venezuela tenemos algo parecido pues el Presidente quiere serlo para toda la vida, aunque existen diferencias notables. Los Papas mantienen los principios milenarios de la doctrina, mientras que por estos lados Chávez, mareado y atontado por Fidel, está decidido a cambiar nuestra democracia (consagrada en esa Biblia llamada Constitución) por un sistema socialista de corte cubano, es decir un comunismo. Es como si el Papa decidiese cambiar la doctrina católica por el Hinduismo y empezase a hablar de Shiva, Brahma Y Vishnu todos los días y ordenase que los Templos tuviesen una representación de Ganesha con su cabezota de elefante. Lo increíble del asunto es que Chávez hasta organizó un referéndum y le preguntó a la población si quería un socialismo y los ciudadanos dijeron que no. Pues bien tomó ese resultado y con él se limpió el orificio de defecar y sigue metiendo, a lo macho, leyes comunistas por todas partes.
La capacidad para mentir del Presidente es casi infinita y solamente un ciego aturdido y fanático es incapaz de no verla. No importa en que escenario esté hablando. Su necesidad de inventar en el momento cualquier loquera es sorprendente. Si está inaugurando una modesta instalación es casi seguro oírle decir: “esto lo tenemos que reproducir en todo el País, desde el Arauca hasta Barlovento, desde Barinas hasta Rio Caribe. Que no quede ninguna población por modesta que sea. Toma nota fulano”. Mentiras de alto calibre que pasan a la ya gordísima carpeta de la habladera de paja. Y para protegerse de los impertinentes que le reclamen alguna promesa incumplida le preparan un auditorio de adoradores que (claramente ensayados) lo acarician con felicitaciones y dan explicaciones de lo bien que está todo. Pero lo cierto es que no hay problema que no lleve al lado una explicación mentirosa. “Los cortes de electricidad son consecuencia de que no hubo inversiones en la cuarta república” (después de once años en el coroto es difícil creer que la culpa sea de otro). La falta de agua es consecuencia del fenómeno de El Niño (mentira). El número de muertos semanales son manipulaciones de los medios (mentira). El sistema de salud es uno de los mejores (mentira).. Se ha reducido el desempleo (mentira). Estamos atacando el problema de la vivienda (mentira). Nuestra economía es sólida (mentira). Venezuela es una democracia fuerte (mentira). No tenemos nada que ocultar (mentira). Este es un Gobierno inclusivo (mentira). Estamos atacando la corrupción (mentira). Estamos controlando la inflación (mentira). Me cambio el nombre si hay niños en la calle (mentira). La nueva ley de educación no es ideologizante (mentira). Seremos una potenciaaaaa en……. (ponga usted lo que quiera que también es mentira). No conocemos de irregulares de las FARC en Venezuela (mentira podrida).
No hay duda de que si al Latín volvemos el título perfecto para Chávez sería “Habemus Falsum” (Tenemos un Mentiroso) y es por eso, y por muchas cosas más, que tiene que irse lo antes posible.

Eugenio Montoro
montoroe@yahoo.es

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Bolívar: “Maldito el soldado que dispare contra su pueblo"

LEY DE LAS MARCHAS Y/O PROTESTAS

Artículo 328 de La Constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela